domingo 29/5/22

Los rusos salieron hace una semana de Irpín y desde entonces los servicios de rescate no han parado de recuperar cuerpos y poco a poco los van retirando. En otras ciudades próximas recién liberadas como Bucha la imagen es aun más cruda porque no ha habido tiempo de hacerlo y siguen en las aceras. El alcalde de esta ciudad al noroeste de la capital aseguró que al menos 300 vecinos fueron enterrados estas semanas en una fosa común. El mandatario local, Anatoly Fedoruk, en declaraciones a AFP, sostuvo que «todas estas personas fueron asesinadas de un disparo en la nuca». Relató que entre las víctimas había hombres y mujeres. También aseguró haber visto a un niño de 14 años entre los muertos.

Muchos de los cuerpos tenían vendas blancas «para mostrar que estaban desarmados». Las fuerzas ucranianas penetraron completamente en Bucha hace uno o dos días. La ciudad estuvo inaccesible durante casi un mes. Las autoridades anunciaron un toque de queda de 48 horas en todas las zonas liberadas con el objetivo de retirar cadáveres e intentar limpiar las ciudades de toda la munición sin explotar.

Cadáveres en las aceras