miércoles. 29.06.2022

Taiwán se puede convertir en la nueva Ucrania. Las últimas declaraciones de China avivan la llama de una creciente tensión en el este de Asia que está a punto de explotar. ¿Podría acabar en guerra? Desde luego es una posibilidad para Pekín. El ministro de Defensa chino, Wei Fenghe, aseguró ayer que «lucharemos a toda costa y hasta el final», e incluso subrayó que su país «no dudará en iniciar una guerra» para evitar la independencia de Taiwán. Mientras, EE UU denunció una actividad militar «provocadora y desestabilizadora» de China cerca de Taipéi.

«Vemos una creciente coacción de Pekín. Aviones volando cerca de la isla en cifras récord en los últimos meses y casi a un ritmo diario», advirtió el secretario de Defensa, Lloyd Austin, en el Diálogo de Shangri-la, un foro de seguridad en Singapur.

Estas actuaciones son solo una gota más en un vaso muy lleno. En los últimos meses las ya altas tensiones se han agudizado entre Washington y Pekín por Taiwán, una isla con un Gobierno democrático y separada de China desde 1949, cuando los nacionalistas derrotados por los comunistas de Mao Zedong se evacuaron en Taipéi. El gigante asiático considera como su provincia a este territorio de 24 millones de habitantes e insiste en su objetivo de recuperarlo tarde o temprano, por la fuerza si es necesario. Su reunificación, aseguró el ministro de Defensa, «será una realidad». También advirtió de que cualquier «injerencia extranjera» para ayudar a Taiwán a lograr su independencia «está condenada al fracaso. Solicitar apoyo extranjero no funcionará, ¡y no deberían pensar en eso!», bramó.

China «no dudará en iniciar una guerra» por Taiwán
Comentarios