jueves 02.07.2020

China promulga su ley de seguridad en Hong Kong, con penas muy severas

Se perseguirán los delitos de subversión del poder estatal y confabulación con otros países

La ley china de seguridad nacional para Hong Kong, que contempla penas de cadena perpetua, entró ayer en vigor tras ser aprobada por el Legislativo de China y ratificada por el presidente del país, Xi Jinping.

Aunque todavía no se ha divulgado el texto definitivo aprobado por el Comité Permanente de la Asamblea Nacional Popular (ANP, Legislativo chino), sí se ha filtrado que no tendrá efectos retroactivos salvo para «actos criminales de naturaleza continuada» y que las penas máximas podrán ser a perpetuidad.

Pekín apuesta así por la mano dura para poner fin a las protestas antigubernamentales que el movimiento prodemocrático de la ciudad ha venido organizando desde mediados del año pasado, en las que el régimen chino ve una «mano negra» extranjera, apuntando a Washington.

Entre los detalles publicados hasta ahora por la prensa oficial de los 66 artículos divididos en seis capítulos que componen la ley, destacan los delitos específicos que se perseguirán: secesión, subversión del poder estatal -acusación usada frecuentemente por Pekín contra activistas y disidentes-, actividades terroristas y confabulación con fuerzas extranjeras para poner en peligro la seguridad nacional.

La jefa del Ejecutivo hongkonés, Carrie Lam, reveló que presidirá un Comité para la Protección de la Seguridad Nacional en Hong Kong, y que se crearán «unidades dedicadas» en la Policía y en el Departamento de Justicia para hacer cumplir la nueva ley.

Fue la líder hongkonesa quien reveló que la ley entrará en vigor «a más tarar en el día de hoy» (por ayer) una vez que el Gobierno local lo publique en su «Boletín Oficial». Ese será el último paso del proceso legislativo, después de que la ANP aprobase también hoy adjuntar la norma al Anexo III de la Ley Básica -la «mini-Constitución de Hong Kong»-, que permite precisamente que Pekín incluya leyes nacionales para su cumplimiento en la ciudad semiautónoma, que cuenta con un sistema legal propio.

Sólo a una minoría

Lam defendió ayer en un mensaje grabado ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU la «necesidad urgente» de aprobar la polémica ley desde que comenzaron las protestas antigubernamentales a mediados del año pasado, y habló de «amenazas de actos terroristas» y de radicalización de jóvenes por parte de grupos independentistas.

«Era considerada una de las ciudades más seguras del mundo, y ahora la seguridad y la estabilidad se han convertido en preocupaciones relevantes», apuntó Lam. En su opinión, «ningún gobierno central miraría para otro lado ante amenazas a la soberanía y a la seguridad nacional, así como a riesgos de subversión del poder estatal», en referencia a políticos del movimiento prodemocrático que «proclamaron que paralizarían el Gobierno hongkonés» o que «hicieron campañas para que gobiernos extranjeros interfirieran en los asuntos de Hong Kong o impusieran sanciones» a la ciudad.

Lam prometió que la ley solamente perseguirá a «una minoría extremadamente pequeña de personas que han infringido las leyes» y que «se protegerán la vida y propiedades y los derechos básicos y libertades de la gran mayoría de residentes de Hong Kong».

sólo queda emigrar

Abandonar Hong Kong se ha convertido en una posibilidad sugerente para un buen número de hongkoneses, más con la aprobación de la ley de seguridad ratificada hoy en Pekín, que se suma a la inestabilidad política y el deterioro de la calidad de vida en los últimos años en la conocida como «Perla de Asia».

«Hong Kong ya no es lo que era. Muchas personas adineradas y profesionales quieren irse. Tengo sentimientos encontrados», comenta a Efe el consultor hongkonés John Hu, fundador de una empresa que asesora a personas que quieren emigrar de la ciudad financiera, especialmente a países occidentales.

Jóvenes profesionales, adinerados hombres de negocios y amas de casa están entre sus clientes, que se han multiplicado por cinco en las últimas semanas, relata.

Uno de los motivos que los hongkoneses esgrimen para escapar de la ciudad es la nueva ley de seguridad, que oficialmente tiene como objetivo «salvaguardar la seguridad nacional» frente a la tan temida «injerencia extranjera».

China promulga su ley de seguridad en Hong Kong, con penas muy severas