lunes 23/5/22

Conmoción internacional y amenaza de más sanciones contra el Kremlin

Occidente califica de «crímenes de guerra» las atrocidades en la ciudad de Bucha

peo, Charles Michel se declaró «conmocionado» por las imágenes de civiles muertos y señaló que la UE está ayudando a Ucrania y a diversas oenegesés la hora de recabar pruebas para juzgar a los culpables ante tribunales internacionales.

También desde Bruselas, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, reclamó una «una investigación independiente» para que los responsables de las atrocidades rindan cuentas a la justicia, petición a la que se sumaron los ministros de Exteriores de Italia y Reino Unido, entre otros.

Además el presidente francés, Emmanuel Macron, exigió que las autoridades rusas «respondan» por las imágenes «inaguantables» registradas en Bucha.

El vicecanciller alemán, Robert Habeck, abogó por endurecer las sanciones contra Rusia en respuesta a lo que calificó de «crímenes de guerra,» algo en lo que está trabajando a nivel europeo, según dijo.

EJECUCIONES SUMARIAS Y VIOLACIONES

Un informe publicado este domingo por la organización de derechos humanos Human Rights Watch (HRW) apoya la descripción de Habeck y da detalles sobre casos de ejecuciones sumarias de civiles, amenazas, violaciones y saqueos cometidos presuntamente por soldados rusos.

Una de las ejecuciones documentadas tuvo lugar en Bucha el pasado 4 de marzo, donde según testigos presenciales las fuerzas de Moscú obligaron a cinco civiles a arrodillarse y dispararon en la nunca a uno de ellos.

En otro caso, en la región de Chernígov (norte), los soldados fueron casa por casa llevándose a los jóvenes, supuestamente para interrogarlos y después ejecutaron a seis, de acuerdo con la madre de uno de ellos y otros testigos.

El informe también recoge el caso de una mujer de Járkiv (noreste) que fue violada y agredida por un soldado en varias ocasiones, mientras que otras instancias de abusos sexuales que han sido comunicados a HRW no han podido ser verificados todavía por la organización.

Imágenes apocalípticas que generan conmoción y rabia. Atrocidades que Europa no vivía en décadas. El reguero de cuerpos sin vida en las calles y las inhumaciones en fosas comunes de civiles en Bucha sacuden conciencias y han desencadenado una reacción internacional de condena en la que se exige verificar los «crímenes de guerra» cometidos por las tropas invasoras en su retirada de la región de Kiev. Rusia «responderá por sus crímenes», amenazó el presidente Emmanuel Macron, que la pasada semana mantenía otra frustante conversación telefónica con Vladímir Putin.

El francés juzgó de «insoportable» la masacre. Y con él otros líderes europeos como el canciller alemán, Olaf Scholz, que exigió que organizaciones independientes como el Comité Internacional de la Cruz Roja tengan acceso a las regiones afectadas por esos excesos atribuidos a las tropas rusas «para documentarlos minuciosamente». «Los culpables y quienes lo ordenaron deben rendir consecuentemente cuentas». En este sentido, la organización de Derechos Humanos Human Rights Watch (HRW) solicitaba una «exhumación profesional» en Bucha para facilitar esa investigación. El asesor Fred Abrahams dijo que siendo «comprensible» que «las familias y autoridades quieren volver a enterrarlos rápidamente» se «podrían destruir pruebas».

Desde las instituciones europeas condenas sin ambages. Y un recrudecimiento de las sanciones en ciernes contra el Kremlin por esas «atrocidades». El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, se confesó «consternado por las espantosas imágenes». Y desde Berlín, el ministro de Finanzas, Christian Lindler, figura clave en la coalición de gobierno, dio el paso de convocar hoy a los aliados europeos «para ver como podemos endurecer aún más las sanciones contra Vladímir Putin». Sería el quinto paquete de castigo desde que se produjo la embestida rusa, el 24 de febrero. «La UE apoya a Ucrania para documentar los crímenes de guerra. Hay que juzgar todos los casos en el Tribunal Penal Internacional», emplazaba el Alto Representante para Asuntos Exteriores de la UE, Josep Borrell. «Es una brutalidad; es horrible y absolutamente inaceptable», expresaba el secretario general de la Otan a la cadena de televisión norteamericana CNN. «No puedes evitar ver estas imágenes como un puñetazo en el estómago», planteaba a su vez el jefe de la diplomacia estadounidense, Antony Blinken. «Esta será la realidad cotidiana mientras continúe la brutalidad de Rusia sobre Ucrania», agregó.

Rusia lo niega

El Ministerio de Defensa ruso desmentía que sus fuerzas armadas fuesen responsables de los asesinatos. En un comunicado recogido por la agencia de noticias rusa TASS, asegura que durante el tiempo que Bucha estuvo bajo el control de sus tropas «ni un solo residente local sufrió acciones violentas». «Todas las unidades rusas abandonaron por completo (la ciudad) el 30 de marzo» tras varios días de bombardeos de las fuerzas ucranianas, añade.

Conmoción internacional y amenaza de más sanciones contra el Kremlin
Comentarios