miércoles 3/3/21

Los conservadores alemanes buscan un gestor del legado de Merkel

La gobernante Unión Cristianodemócrata Alemana (CDU) inició ayer su primer congreso digital con el objetivo de elegir un sucesor para su dimitida presidenta, Annegret Kramp-Karrenbauer, frustrada heredera del legado de la líder conservadora y canciller federal, Angela Merkel.

El primer ministro de Renania del Norte-Westfalia, Armin Laschet, el exjefe del grupo parlamentario conservador en el Bundestag Friedrich Merz y el experto en política exterior de la CDU Norbert Röttgen son los tres candidatos a asumir la presidencia de la primera fuerza política alemana y a convertirse en el cabeza de lista de los conservadores en las elecciones legislativas del otoño próximo, tras el anuncio de retirada de Merkel después 16 años en el poder. Sin embargo, una amplia mayoría de los ciudadanos alemanes considera que ninguno de los tres es digno de suceder a Angela Merkel en la jefatura del Gobierno alemán. Ni tan siquiera los propios afiliados de la CDU piensan que alguno de ellos podría hacer una buena figura en la Cancillería Federal.

Según el sondeo del ‘Politbarometer’, el barómetro político de la cadena pública de televisión publicado este viernes, sólo un 29% de los encuestados consideran que Merz o Röttgen serían un buen jefe de gobierno alemán. En Laschet confía solo un 28%.

El gran favorito de los votantes conservadores en Alemania para suceder a Merkel en el ejecutivo de Berlín es Markus Söder, primer ministro de Baviera y presidente de la Unión Socialcristiana (CSU), el partido regional hermano de la CDU. Un 54% de los consultados considera que es el político ideal para dirigir los designios del país. Un respaldo del que Söder es consciente desde hace meses y que podría animarle a luchar por liderar la campaña de los partidos de la Unión en las elecciones al Bundestag. Ninguno de los tres aspirantes a presidir la CDU es actualmente capaz de hacerle sombra.

Los conservadores alemanes buscan un gestor del legado de Merkel