martes. 05.07.2022

La presidenta del Parlamento Europeo, Roberta Metsola, instó este jueves a los Veintisiete a acelerar la independencia energética del bloque y la transición verde para no depender de suministradores como Rusia, al tiempo que afirmó que «no deberíamos vernos obligados a financiar las bombas que caen sobre Ucrania». Así se manifestó en una declaración enviada a los jefes de Estado y de Gobierno de la UE antes del inicio de su cumbre informal en el Palacio de Versalles, centrada en la guerra en Ucrania y en su impacto.

Metsola subrayó que el objetivo inmediato del bloque comunitario debe ser la seguridad energética. «La seguridad procede de la diversidad en nuestras fuentes, suministradores y rutas de aprovisionamiento. En este momento de crisis, debemos recordar que la energía es y siempre ha sido algo político. Rusia ha entendido esto desde hace años», dijo.

Por eso destacó que la UE debe enviar un mensaje fuerte a ese país tras la invasión de Ucrania lanzada el pasado 24 de febrero.

Lo debe hacer, sostuvo, restringiendo las importaciones de bienes rusos, «incluyendo el gas, el petróleo y el carbón; revisando todas las certificaciones concedidas a compañías rusas de energía, evaluando las opciones de almacenamiento de gas» e incrementando la cuota de energía renovable en el mix energético. «Nuestro objetivo debe apuntar a un futuro sin nada de gas desde Rusia. Es ambicioso pero necesario», recalcó la presidenta del PE, según la cual las sanciones acordadas debe «doler a Putin» y los europeos deben estar preparados para verse afectados también.

Lo que el mandatario ruso y su homólogo bielorruso, Aleksandr Lukashenko, están haciendo en Ucrania, en opinión de Metsola, es «criminal, un crimen de guerra», y los europeos deben ser claros al respecto. «Pone patas arriba el orden mundial democrático y debemos responsabilizar a sus autores a través de la Corte Penal Internacional cuando llegue el momento. Eso sería la victoria final para el pueblo de Ucrania y para el Estado de derecho», insistió.

La presidenta del Parlamento Europeo basó su determinación en la convicción de que Putin «no va a parar en Kiev, como tampoco lo hizo en Crimea». «Nuestros esfuerzos para hacer que sea el error más caro que jamás ha cometido son adecuados», concluyó.

Los líderes de la Unión Europea (UE) reflejarán en la declaración el compromiso de defensa mutua al mencionar el artículo 42.7 del tratado comunitario, en un momento en que dos de sus Estados miembros, Finlandia y Suecia, han recibido amenazas de Rusia. «La solidaridad entre los Estados miembros se refleja en el apartado 7 del artículo 42 del Tratado de la UE», subraya la declaración, de acuerdo al último borrador del texto que verá la luz en la cumbre.

«No deberíamos financiar las bombas que caen sobre Ucrania»