sábado 21/5/22
                      La sede de Frontex en Varsovia. MARCIN OBARA
La sede de Frontex en Varsovia. MARCIN OBARA

El escándalo de las presuntas ‘devoluciones en caliente’ de centenares de inmigrantes y refugiados en aguas del Mediterráneo ha costado finalmente el puesto al director de la Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas (Frontex), el francés Fabrice Leggeri. El jefe ejecutivo de este organismo comunitario, con sede en Varsovia, renunció al cargo por medio de una carta en la que ofrece su dimisión por entender que su mandato ha sido «modificado».

La renuncia sigue al escándalo revelado hace año y medio por la revista alemana ‘Der Spiegel’ y el grupo investigador Lighthouse Reports sobre supuestas ‘devoluciones en caliente’ en las fronteras marítimas entre Turquía y Grecia. De acuerdo con esa publicación y otros medios asociados, buques y agentes de Frontex estaban al menos implicadas por omisión en expulsiones ilegales. En ese momento se habló de unas siete ocasiones en que se habrían producido este tipo de acciones en el mar Egeo, con participación de buques de varios Estados miembro.

De esas primeras revelaciones se pasó a una sospecha más generalizada de participación de barcos comunitarios o al menos tolerancia o encubrimiento desde la agencia hacia estas ‘devoluciones en caliente’. Desde Frontex se salió al paso a esas informaciones, pero no tardaron en producirse sucesivos apremios desde Bruselas a Leggeri para un esclarecimiento exhaustivo de los casos.

El comité directivo de Frontex puso incluso fecha —en febrero del 2021— a su director ejecutivo para que elaborase una hoja de ruta destinada a reorganizar la agencia.

Las presiones iban en aumento. Leggeri se aferró hasta ahora al cargo, compareció ante la comisión de Libertades Cívicas de la Eurocámara —entre otros estamentos— y negó reiteradamente la implicación de Frontex en esas prácticas. Pero las investigaciones de las ONG que actúan en el Mediterráneo seguían acumulando documentación sobre esos casos.

‘Der Spiegel’, como otros medios europeos, sostuvo y amplificó durante ese año y medio sus investigaciones sobre las llamadas ‘pushback’ ilegales. Documentó con fotografías cómo las embarcaciones de refugiados detectadas en el Egeo por la guardia costera griega eran arrastradas de vuelta y abandonadas en dirección a Turquía o al norte de África.

En su carta de dimisión, Leggeri no aclara a qué «modificaciones» en su mandato se refiere. Desde la Comisión Europea se aseguró, tras difundirse el texto, que el mandato de Frontex no ha sido modificado ni revisado y que su misión sigue siendo la protección de las fronteras externas comunitarias.

La devolución en caliente de migrantes le cuesta el cargo al director de Frontex
Comentarios