martes 17/5/22

Rusia tiene dos opciones tras el «no» que recibió de EEUU y la OtanN a las garantías de seguridad que exige para frenar la expansión de la Alianza Atlántica y el emplazamiento de armas ofensivas cerca de sus fronteras: rebajar la tensión o aumentarla. Optará por redoblar el desafío, según expertos rusos. «Rusia recurrirá a medidas militares firmes para mostrar dureza y demostrar a EEUU y a la Otan que es seria» en cuanto a su exigencia de la no expansión de la Alianza y de la infraestructura militar hacia sus fronteras, señaló a Efe el vicedirector del Centro de Estudios Europeos e Internacionales, Dmitri Súslov.

Tras una intensa semana de negociaciones internacionales con EEUU, la Otan y la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (Osce), Rusia ha visto rechazadas sus demandas de cambiar fundamentalmente la arquitectura de seguridad en Europa.

Ni EEUU ni la Otan están dispuestos a hacer concesiones sobre la insistencia rusa en la no ampliación de la Otan, la renuncia a toda actividad militar en Europa del este, el Cáucaso y Asia central o la retirada de las armas nucleares estadounidense en Europa.

UNA RESPUESTA PREVISIBLE

Según Súslov, al mismo tiempo, EEUU se ha mostrado «flexible» a la hora de abordar con Moscú el control de armas convencionales y no convencionales o el no despliegue de misiles. «Lo que ofrecen a Rusia es una especie de Acta Fundacional 2.0 (entre Rusia y la Alianza Atlántica de 1997), un acuerdo hipotético sobre temas técnico-militares, pero sin cambiar los principios fundamentales que guían a EEUU y la Otan en Europa», indicó. Las conversaciones sobre control de armas ya tienen lugar en el marco del diálogo estratégico que Rusia y EEUU retomaron tras la primera cumbre el año pasado entre los presidentes de Rusia y de EEUU, Vladímir Putin y Joe Biden.

Por ello negociar solo posibles concesiones en el apartado técnico-militar no tiene sentido para el Kremlin, que exige una política de «puertas cerradas» a la Otan con respecto a la adhesión de nuevos miembros, especialmente de Ucrania, añade el experto.

Rusia, que ha dejado claro que sus exigencias no son un «menú», sino un paquete, espera para la próxima semana una respuesta por escrito de EEUU a sus demandas.

El dilema ruso, desescalar o subir la apuesta: optará por redoblar el desafío
Comentarios