viernes. 27.01.2023
La dificultad de poner en marcha el acuerdo de paz entre el Gobierno marfileño, los rebeldes y la oposición política ha quedado en evidencia incluso antes de su ratificación ayer en París, al estallar violentos disturbios en Abiyán, la capital económica de Costa de Marfil. Varias decenas de miles de manifestantes pro gubernamentales protagonizaron los disturbios en contra del acuerdo, que consideran «impuesto» por Francia al presidente marfileño, Laurent Gbagbo. El propio Gbagbo, a instancias del presidente francés, Jacques Chirac, tuvo que apelar desde París a la calma y justificar ante sus partidarios, que son principalmente del sur del país -predominantemente cristiano o animista-, su decisión de aceptar un acuerdo de paz. «Una crisis de cuatro meses de duración se paga caro y para salir de la situación hay que hacer concesiones mutuas», explicó Gbagbo, quien prometió que regresaría a Costa de Marfil tras la ratificación del acuerdo de paz por diez líderes africanos, en presencia de representantes de la ONU y del presidente de la Comisión Europea, Roman Prodi. Según el acuerdo, Gbagbo concede amplios poderes a partr de ahora a un nuevo primer ministro, Seydou Diarra.

Los disturbios dificultan el proceso de paz en Costa de Marfil
Comentarios