lunes. 08.08.2022

Draghi dimite e Italia se enfrenta de nuevo a una profunda crisis política

El primer ministro lo deja al romper los populistas de 5 Estrellas la coalición de Gobierno
                      La Cámara Alta de Italia tras la decisión de los senadores del Movimiento 5 Estrellas. ANGELO CARCONI
La Cámara Alta de Italia tras la decisión de los senadores del Movimiento 5 Estrellas. ANGELO CARCONI

Mario Draghi lo deja. El hasta ahora primer ministro italiano anunció ayer por la tarde a los miembros de su Gabinete que dimite después de quedarse sin el apoyo del Movimiento 5 Estrellas (M5E), uno de los partidos que formaban parte de la coalición que sostenía al Gobierno.

Esta fuerza política populista se había abstenido en la moción de confianza celebrada poco antes en el Senado para sacar adelante por la vía rápida un decreto con ayudas para ayudar a las familias y empresas a sobrellevar la inflación. Aunque el Ejecutivo superó la votación en la Cámara Alta porque mantiene la mayoría parlamentaria, Draghi ya había advertido previamente de que no estaba dispuesto a seguir en el poder sin el sostén del M5E. También dejó claro que un Gobierno «con ultimátums no trabaja y pierde su razón de ser», en lo que era una clara advertencia al líder de los ‘anticasta’, Giuseppe Conte, y que no estaba dispuesto a liderar un Ejecutivo distinto al actual.

Fiel a su palabra, el expresidente del Banco Central Europeo (BCE) anunció que presentaría su dimisión al presidente de la República, Sergio Mattarella, con quien ya se había reunido tras la funesta votación en el Senado para analizar los escenarios políticos que se abrían. Esta moción supone «un hecho muy significativo desde el punto de vista político» porque pone de manifiesto que «deja de existir» la coalición que permitió la creación de este Ejecutivo de unidad nacional hace un año y medio con dos tareas principales: sacar a los italianos de la pandemia y gestionar los millonarios fondos europeos.

«Se ha disuelto el pacto de confianza que estaba en la base de la acción de Gobierno», dijo Draghi, convencido de que ya no se dan las condiciones que permitan continuar con la agenda reformista de su Gabinete.

La marcha de Draghi convierte en protagonista de la nueva situación política italiana a Mattarella, que tiene frente a sí principalmente dos alternativas. La primera de ellas es negarse a aceptar la renuncia del expresidente del BCE y convencerle para que se presente en el Parlamento para someterse a una nueva moción de confianza, pero esta ya no para aprobar un decreto sino para decidir la propia continuidad del Ejecutivo. La segunda sería dar por terminada la legislatura, que en principio tendría que acabar el próximo mes de marzo, disolver las Cámaras y convocar elecciones anticipadas. Esos comicios se celebrarían a la vuelta del verano.

El M5E llevaba varias semanas coqueteando con la idea de salir de la coalición de Gobierno. Esta fuerza política comenzó la legislatura en 2018 siendo la más numerosa del Parlamento, pero ha sufrido un enorme desgaste en estos cuatro años, en los que ha participado en tres Ejecutivos diferentes y ha vivido numerosas defecciones y peleas internas. La última tuvo lugar hace tres semanas y provocó la escisión de unos 60 parlamentarios liderados por el ministro de Exteriores, Luigi Di Maio, que se declaró ‘draghista’ y plenamente dispuesto a seguir sosteniendo al Ejecutivo.

Draghi dimite e Italia se enfrenta de nuevo a una profunda crisis política
Comentarios