sábado. 13.08.2022

Draghi presenta su dimisión tras la traición de sus socios de coalición

El primer ministro se reúne con Mattarella, que podría convocar elecciones el 18 de septiembre
                      Mario Draghi, aclamado ayer en el Congreso de Italia. FABIO FRUSTRACI
Mario Draghi, aclamado ayer en el Congreso de Italia. FABIO FRUSTRACI

El primer ministro italiano, Mario Draghi, se reunió este jueves por la mañana en el Palacio del Quirinal de Roma, sede de la Presidencia de la República, con el jefe del Estado, Sergio Mattarella, para presentarle su dimisión después de que el miércoles saltara por los aires la coalición gubernamental debido a que decidieron no participar en la moción de confianza en el Senado tres de las fuerzas políticas que formaban parte de la alianza: el populista Movimiento 5 Estrellas (M5E) y los partidos conservadores Forza Italia y la Liga. Mattarella informó de que «tomaba nota» de su decisión y aseguró que el Gobierno seguirá funcionando para hacerse cargo de los asuntos corrientes.

Aunque la votación fue aprobada por 95 votos favorables y 38 contrarios, confirmó que había dejado de existir la amplísima coalición que permitió que, hace un año y medio, se pusiera en marcha el Ejecutivo de unidad nacional comandado por el expresidente del Banco Central Europeo (BCE). Salvo sorpresa de última ahora, Mattarella dará por concluida la legislatura de manera anticipada, pues debía durar hasta los primeros meses de 2023, disolverá las cámaras y convocará elecciones, que podrían tener lugar el 18 de septiembre. El bloque conservador que comanda en las encuestas el partido de ultraderecha Hermanos de Italia, liderado por Giorgia Meloni, es el mejor colocado para lograr la victoria en la próxima cita con las urnas.

Tras la debacle del Gobierno consumada el día anterior, Draghi compareció a primera hora de este jueves en la Cámara de los Diputados para informar de que iba a verse con Mattarella para comunicarles sus «determinaciones» después de lo sucedido en el Senado. Antes de tomar la palabra se llevó un acalorado aplauso tanto de los parlamentarios como de los ministros de su Gabinete, muchos de los cuales lo ovacionan en público pero lo han acuchillado en privado para tratar de adelantar la celebración de los comicios.

Visiblemente emocionado, Draghi agradeció el gesto de afecto y se permitió bromear sobre la supuesta falta de sentimientos de los principales banqueros, la profesión que desempeñó durante ocho años tanto en Fráncfort, sede del BCE, como antes durante cinco años en Roma. «A veces también se usa el corazón de los banqueros. Muchas gracias por esto y por todo el trabajo realizado juntos en este periodo», dijo en el hemiciclo antes de despedirse para desplazarse al Palacio del Quirinal, donde mantuvo una conversación de una media hora de duración con Mattarella. Siguiendo la habitual praxis institucional de estos casos, luego se reunió con la presidenta del Senado, Elisabetta Casellatti, y volvió a comparecer en la Cámara de los Diputados. El fin del «milagro civil» que ha supuesto el Gobierno de unidad nacional, como lo definió el primer ministro saliente, se explica en buena parte por el nerviosismo de los tres partidos que dinamitaron la coalición al ver que su permanencia en el Gabinete estaba minando sus perspectivas electorales. El M5E ha pasado del 32% en los últimos comicios generales celebrados en 2018 a quedarse en un once por ciento.

Draghi presenta su dimisión tras la traición de sus socios de coalición
Comentarios