jueves 19/5/22
                      Protesta contra las políticas de Vladimir Putin, ayer en Kiev, la capital ucraniana. SERGEY DOLZHENKO
Protesta contra las políticas de Vladimir Putin, ayer en Kiev, la capital ucraniana. SERGEY DOLZHENKO

Estados Unidos rebajó ayer las expectativas de cara a las reuniones que mantendrá con Rusia durante la próxima semana por la crisis en Ucrania y adelantó que no espera ningún «avance relevante», aunque la Casa Blanca está dispuesta a negociar con respecto a misiles y maniobras militares. «No creo que vayamos a ver ningún avance relevante esta semana. Pondremos cosas sobre la mesa, y los rusos harán lo mismo, y veremos si existe espacio suficiente como para seguir adelante», indicó en una entrevista en el canal CNN el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken. En otra entrevista televisada también en la mañana del domingo, en este caso en ABC, Blinken explicó que las áreas a explorar entre ambos países son «medidas que contribuyan a generar confianza y a reducir el riesgo» siempre que se adopten recíprocamente.

Rusia afronta las negociaciones de seguridad con EEUU con una postura inamovible sobre la no injerencia de la OTAN en su patio trasero, especialmente Ucrania, y con la sensación de que sus resultados marcarán las relaciones con Occidente durante los próximos años. «No haremos ninguna concesión», advirtió este domingo Serguéi Riabkov, viceministro de Exteriores y negociador jefe ruso en las negociaciones con EEUU en Ginebra.

El Gobierno de Estados Unidos indicó el sábado que el despliegue de misiles en Europa y las maniobras militares son dos áreas en que prevén que puedan producirse «entendimientos» con Rusia. «Estamos abiertos a hablar sobre ello porque creemos que se pueden lograr avances, aunque eso sí: siempre en consulta con nuestros aliados y siempre con carácter recíproco», dijo en una llamada telefónica con periodistas, entre ellos Efe, un alto cargo de la Administración estadounidense.

El Kremlin ya adelantó que quiere pactar con Washington y con la OTAN un nuevo marco para la seguridad en Europa, de tal manera que Estados Unidos se sume a su moratoria unilateral sobre el emplazamiento de misiles de corto y medio alcance en el continente y la Alianza aleje sus maniobras militares de las fronteras rusas. Delegaciones de alto nivel de Estados Unidos y Rusia celebrarán el lunes en Ginebra un diálogo estratégico en el que intentarán reducir las actuales tensiones sobre la cuestión ucraniana, aunque este esfuerzo continuará de forma multilateral a lo largo de la próxima semana en Bruselas y Viena. La subsecretaria de Estado de EE.UU, Wendy Sherman, y el viceministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Riabkov, liderarán las delegaciones que se darán cita en Ginebra, que buscarán continuar los acercamientos iniciados con la cumbre entre los presidentes de ambos países en junio de 2021 en la ciudad suiza

.

LÍNEAS ROJAS PARA EEUU

El alto cargo del Gobierno de EE.UU., sin embargo, señaló que un área en la que no están dispuestos a ceder es un posible acercamiento de Ucrania a la OTAN, ya que «Rusia no puede decidir de quién son o dejan de ser aliados otros países».

En la conversación que mantuvieron la semana pasada Joe Biden, y Vladimir Putin, reconocieron que «hay áreas donde se pueden hacer progresos significativos» y que también existen otros ámbitos donde los acuerdos «pueden ser imposibles», según la versión que dio la Casa Blanca. El líder estadounidense advirtió a su homólogo ruso de una respuesta «decisiva» en caso de que Moscú ataque a Ucrania, a lo que Putin amenazó con una ruptura «total» de las relaciones si eso ocurría, según la versión del Kremlin.

EE UU descarta avances en la crisis por Ucrania y Rusia tampoco cede
Comentarios