miércoles. 08.02.2023
| Crónica | Cita del Foro Social Mundial |

El otro mundo grita en Bombay

Una marea de 75.000 activistas del movimiento contra la globalización se reúnen en la ciudad india, una urbe que pone al descubierto las desigualdades y la miserias
Un hombre pasa ante una pintada contra la globalización en Bombay
El Foro Social Mundial reúne desde ayer a 75.000 activistas del movimiento contra la globalización en Bombay, una ciudad mística y caótica que pone dramáticamente al descubierto las pavorosas desigualdades y la miseria de la India. Bombay ha tomado el relevo de la ciudad brasileña de Porto Alegre, donde hace cuatro años nació este encuentro de los «enemigos del sistema», que se presentan como una alternativa al Foro Económico Mundial que desde 1971 se celebra cada año en Davos, al pie de los Alpes suizos. La India se adoptó como sede del cuarto Foro Social el año pasado y, según el comité organizador, primó el hecho de que los problemas sociales de este país asiático son semejantes a los América Latina, la región que ha centrado hasta ahora las preocupaciones del movimiento contra la globalización. Si los activistas buscaban un lugar para denunciar los abismos sociales que existen en el mundo en desarrollo no podrían haber escogido un mejor lugar pese a que la ciudad es considerada el polo industrial y financiero de la India. En las noches de Bombay, millares de personas se apiñan en las calles y duermen sobre las aceras o terrenos baldíos cubiertas sólo con unos trapos sucios que parecen ser sus únicas pertenencias y que se confunden con las montañas de basura que les rodean. Otros sencillamente deambulan por avenidas desiertas y algunos, en un ejercicio espiritual difícil de comprender para un occidental, se entregan mansamente a la meditación en cuclillas o sentados con las piernas cruzadas en cualquier esquina, aún durante la madrugada. El escenario tiene ribetes dantescos, como los que transmiten miles y miles de chabolas emplazadas en los alrededores del aeropuerto de Bombay. En general son barracas construidas precariamente con madera y la mayoría tiene por «paredes» restos de las bolsas de plástico habitualmente usadas para arrojar la basura, que para estas personas se convierten en el único abrigo. En medio de ese paisaje miserable, decenas de vacas -un animal sagrado en la India- vagan o pastan tranquilamente, sin que nadie se atreva a disputarle los espacios. La imagen de la inmensa pobreza de Bombay contrasta además con la exuberancia y pompa de decenas de palacios victorianos erguidos en los tiempos de la colonia británica en la actual zona turística de la ciudad, que corona la imponente Puerta de la India. Allí fue donde se celebró la primera manifestación de los activistas. Allí, los miembros de las ONG desfilaron, bailaron y cantaron junto a miles de hombres, mujeres y niños indios mientras exigían decenas de causa, entre ellas la abolición del rígido sistema de castas, que excluye a los dalits , o impuros, que representan un 17% de la población de India, que alcanza 1.000 millones de personas. La masiva presencia en este Foro deja al descubierto cómo el movimiento antiglobalización ha crecido y cómo su agenda ha cambiado con la incorporación de otras regiones del planeta.

El otro mundo grita en Bombay
Comentarios