viernes 7/8/20

Los empresarios presionan a Boris Johnson y piden un brexit blando

Líderes empresariales, compañías y grupos de negocios británicos mandan una carta de alerta
Boris Johnson sale ayer del 10 de Downing Street para ir al Parlamento británico. WILL OLIVER
Boris Johnson sale ayer del 10 de Downing Street para ir al Parlamento británico. WILL OLIVER

El primer ministro británico, Boris Johnson, recibió ayer presiones del sector empresarial, que alerta del riesgo que un Brexit sin acuerdo puede tener en una economía ya golpeada por la pandemia mientras su Gobierno ultima la negociación de corredores aéreos que logren reactivar el turismo.

Más de cien líderes empresariales, compañías y grupos de negocios británicos han enviado una carta conjunta al jefe del Ejecutivo conservador para advertirle de que una salida de la Unión Europea no pactada, el próximo 1 de enero, sería «enormemente dañina», dejaría a «más gente sin trabajo» y rebajaría «el nivel de vida» en el Reino Unido.

Londres mantiene conversaciones con Bruselas para pactar una nueva relación comercial tras el fin de la transición, que termina el 31 de diciembre, pero, pese a los pocos avances registrados en las negociaciones, ha descartado solicitar una extensión de ese periodo y avisa de que la separación se producirá haya o no acuerdo.

Los empresarios aducen que no disponen «de tiempo ni capacidad» para prepararse ante los «grandes cambios» en materia comercial que ocurrirán a finales de año, en un momento en que la sobrevenida crisis de la enfermedad Covid-19 está teniendo un impacto significativo que llevó al PIB británico a contraerse un 20,4% en abril.

Numerosas compañías británicas, como los grandes almacenes John Lewis y Harrods, el grupo Arcadia (propietario de tiendas como Topshop y Miss Selfridge), la cadena de restaurantes Upper Crust, easyJet y la francesa Airbus han anunciado la eliminación de miles de puestos de trabajo debido a la crisis sanitaria.

El establecimiento de puentes aéreos que permitan a los viajeros saltarse la cuarentena que el Reino Unido ha impuesto a todos los llegados por cualquier medio de transporte, es la medida que el sector turístico espera con mayor avidez para tratar de salvar la temporada de verano, sin embargo, el retraso en el anuncio oficial ha despertado nerviosismo.

El gabinete de Johnson revelará en los próximos días los destinos con los que el Reino Unido mantendrá un corredor seguro, un listado que podría incluir 50 países, según revela el diario Daily Telegraph, y entre los que podrían estar España, Francia, Italia y Alemania. La decisión de Grecia de esperar hasta el 15 de julio para permitir los vuelos desde el Reino Unido ha retrasado las negociaciones.

Estos corredores aéreos han sido negociados con países que cuentan actualmente con un nivel bajo de casos de Covid-19 y que, por lo tanto, se consideran seguros, de modo que los que transiten entre ellos no deberán guardar cuarentenas.

FUERTES CRÍTICAS

El Ejecutivo de Johnson afronta el reto de combinar las medidas para reactivar la economía con la necesidad de mantener las normas de seguridad para evitar el surgimiento de rebrotes de coronavirus, que ya se han sido identificados localmente en algunas zonas de Inglaterra.

Las últimas cifras indican que se han registrado 155 nuevas muertes por Covid-19, hasta un total de 43.730 fallecidos desde que comenzó la pandemia.

El líder tory afronta intensas criticas sobre su gestión de la pandemia, ya que a la inicial falta de pruebas y equipos de protección se han sumado la distribución de test de anticuerpos que no han resultado fiables y el fracaso en implantar un sistema efectivo de rastreo de contagios, tras prometer que ambas herramientas iban a ser punteras.

Además, su plan para mitigar el efecto de la pandemia en la economía, dotado de 5.000 millones de libras (5.422 millones de euros), lo que equivale al 0,2 % del PIB británico, ha sido considerado «insuficiente» por la oposición, que los ha comparado con los alrededor de 80.000 millones que ha destinado Alemania.

Los empresarios presionan a Boris Johnson y piden un brexit blando