El hijo del leonés Rufino Baños subraya que «mi padre me habló desde niño de aquel horror»

«Es de justicia que Zapatero recuerde a las víctimas españolas del nazismo»

El único gesto de España había sido un homenaje en la embajada española en París en el 2001
España realizó su «ejemplar» transición política a la democracia prescindiendo de las víctimas del exilio, incluidos los deportados en los campos de concentración nazis. Es ahora, después de casi 30 años de la muerte de Franco, cuando por primera vez un presidente de Gobierno español, el leonés José Luis Rodríguez Zapatero, rinde homenaje a los deportados coincidiendo con el 60 aniversario de la liberación de Mauthausen. «Es de justicia que Zapatero recuerde a las víctimas españolas del nazismo», afirma José María Baños, hijo del superviviente leonés nacido en El Burgo Ranero. Recuerda que en París, donde reside, el embajador de España en Francia invitó a su madre, María Josefa Martínez, a las demás viudas y los pocos supervivientes que quedan en Francia a la inauguración de una placa en el edificio diplomático el 8 de junio de 2001 a la memoria de los españoles deportados muertos en los campos. «Casi le dio la risa de pensar que un gobierno de derechas con una filiación muy cercana con el franquismo que envió a la muerte a los refugiados republicanos hiciera un homenaje a estos pobres diablos de «raza inferior» que eran los «rotspanier». Por fin no han perdido del todo la guerra», señala el hijo. José María nació en 1948 en Francia -ese mismo año Rufino pudo ver a su padre en Hendaya por última vez- y cuando empezó a ir al colegio «mis padres me naturalizaron francés dejando atrás la esperanza de volver a España». Para los exiliados fue un proceso difícil asimilar que las democracias europeas «consistieran» la dictadura franquista. «Desde niño me habló abiertamente del horror que había vivido y siempre me dejó claro que para sobrevivir allí había que andar muy listo», explica. Al contrario de lo que les sucedió a muchos franceses que sobrevivieron a los campos los «españoles no sintieron vergüenza porque venían con la esperanza de que España iba a cambiar, pero no fue así». Su padre y su madre adquirieron la nacionalidad española a principios de los años 50. La viuda de Rufino Baños vive en Maisons-Alfort, donde está enterrado el leonés desde el año 80. Josefa y Rufino se conocieron en 1947 cuando ella le fue entregar el reloj que le enviaron desde Barcelona su hermana Rosa y su cuñado Luis Gamonal, jugador de fútbol profesional. «En 1946 mi tio jugaba en el Barcelona y se enteraron de que una familia francesa refugiada en Barcelona durante la Segunda Guerra Mundial, volvía a Francia y con ellos la chica que trabajaba en su casa». CAMPOS FECHA Buchenwald 11 Abril 1945 Flossenbürg 20-21 Abril 1945 Dachau 29 Abril 1945 Mauthausen 5 Mayo 1945 Gusen 6 Mayo 1945 Zwodau y Falkenau 8 Mayo 1945