viernes 27/5/22

Finlandia y Suecia han acelerado sus pasos en dirección a la Otan. Lo han hecho desde su posición de miembros de la UE, pero formalmente no alineados a la Alianza. El Gobierno de Estocolmo defendió durante décadas la línea de la neutralidad, aunque desde la posición de país asociado a la alianza defensiva. El de Helsinki guardó aún más las distancias, necesitado de no molestar al poderoso vecino ruso. «El artículo 5 de la Otan ofrece una seguridad global. La Otan significa no solo maniobras conjuntas, sino también una política de defensa común», afirmó ahora la primera ministra finlandesa, Sanna Marín. Hoy por hoy, no existe otro sistema que ofrezca garantías de seguridad similiares, añadió. El artículo 5 es el que compromete a los Estados a defender como propio el territorio del conjunto de la Alianza. Finlandia, con 1.340 kilómetros de frontera con Rusia, parece compartir de pronto el temor de los países báltico.

Estocolmo y Oslo, a la Otan