martes. 04.10.2022

El ejército etíope afirmó ayer que intenta estabilizar la región de Tigray (norte) tras completar ayer «con éxito» la toma de su capital, Mekele, mientras la crisis humanitaria en la urbe y el resto del territorio sigue siendo grave.

El teniente general Bacha Debele, comandante de las Fuerzas Armadas en el frente tigriña, indicó que las operaciones militares en curso buscan ahora restaurar la estabilidad y devolver la normalidad a la gente en la región, según informó la televisión Fana Broadcasting Corporate (FBC), afín al Ejecutivo etíope.

Bacha agregó que el ejército federal está listo para prevenir cualquier posible ataque del Frente Popular de Liberación de Tigray (FPLT), partido que gobierna la región, y que ayudará a que la gente que ha huido vuelva a sus hogares. El primer ministro etíope, Abiy Ahmed, declaró ayer que «el Gobierno federal tiene ahora el control total de la ciudad de Mekele» y que el ejército tomó «el control del aeropuerto, las instituciones públicas, la oficina de la administración regional y otras instalaciones cruciales». La toma de Mekele marca «la finalización de la última fase» de la ofensiva que el Gobierno etíope lanzó el pasado día 4 contra el FPLT en represalia a un ataque de fuerzas tigriñas a una base militar etíope.

Etiopía intenta estabilizar Tigray, donde la crisis humanitaria es aún grave
Comentarios