martes. 29.11.2022

Si hasta ahora las sanciones internacionales contra Rusia por la invasión de Ucrania pasaban por el gas, el petróleo o el rublo, además del bloqueo de cuentas de personas cercanas al Kremlin, a partir de ahora el punto de mira también se centra en la familia de Vladímir Putin.

Sus hijas Mariya Vorontsova, de 36 años, y Katerina Tikhonova, de 35, son el nuevo objetivo de los castigos de la Unión Europea, según publica el diario ‘The Wall Street Journal’.

El rotativo estadounidense adelanta también que la Casa Blanca se sumaría a esta medida tras salir a la luz el reguero de sangre descubierto en Bucha después de que las tropas de Moscú dejaran la ciudad que ocuparon durante casi seis semanas.

Se desconoce si las dos jóvenes tienen activos o inversiones en territorio europeo, aunque ambas podrían enfrentarse a la congelación de cuentas bancarias y la prohibición de viajar desde ayer, al igual que ocurre con otros funcionarios del Gobierno ruso, oligarcas, entidades financieras y empresas estatales. A ello hay que sumar el acuerdo al que han llegado la UE, EE UU y el G7 para prohibir todas las nuevas inversiones de Moscú.

Una ofensiva responde a los «crímenes atroces» que han tenido lugar en Bucha, recordó la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. «Estas atrocidades no pueden quedar, y no quedarán, sin respuesta», advirtió.

Washington, por su parte, anunciará las sanciones contra las hijas de Vladímir Putin esta misma semana, asegura el periódico económico, que cita fuentes diplomáticas conocedoras del procedimiento promovido tras las desoladoras escenas de Bucha. Aunque Rusia niegue su autoría y lo achaca a un «montaje» del Ejecutivo de Volodímir Zelenski, las imágenes tomadas por los satélites invalidan esa coartada, demostrando que había un reguero de cadáveres en la ciudad desde mediados de marzo.

Europa y la Casa Blanca sancionan a las hijas de Putin
Comentarios