jueves 20/1/22

El austríaco Sebastian Kurz, el canciller más joven que ha gobernado Austria, anunció su renuncia a la política, de la que ya fue apartado en octubre por su presunta implicación en un caso de corrupción dentro de su gobierno. Según recogió la prensa austríaca, ha sido el nacimiento de su hijo lo que finalmente le ha hecho tomar la decisión. El también líder del Partido Popular Austríaco (OVP) explicó en rueda de prensa que, al ver al bebé, algo le «hizo clic». «Puedes mirar a un bebé tan pequeño durante horas», indicó en una emotiva intervención.

El excanciller, que accedió por primera vez al cargo con 31 años y ahora cuenta 35, se refirió a las acusaciones de corrupción que pesan sobre él y señaló que los últimos meses han sido «muy agotadores». Según explicó, su actividad se ha centrado en la «defensa contra las acusaciones», y se ha alejado por completo de «lo normal en política», que según dijo, se centra en «la competencia por las mejores ideas».

«No soy un santo ni un criminal», continuó, antes de reconocer que es una persona «con fallos y debilidades» y afirmar que espera «con ansia el día en el que pueda probar en un tribunal que las acusaciones son falsas».

Kurz también aludió a su gestión como canciller y lamentó que, en el cargo, es posible «tomar decisiones equivocadas». «Siempre estás bajo observación, siempre tienes la sensación de estar perseguido», añadió, según recogió el diario ‘Kronen Zeitung’. No obstante, afirmó que ostentar la Cancillería de Austria ha sido «el honor» de su vida y que está «extremadamente agradecido».

El excanciller austriaco Sebastian Kurz deja la política