jueves. 18.08.2022
Javier Solana estuvo en contacto con EE. UU. para que hubiese coherencia con la posición de la UE

La falta de consenso obliga a la ONU a aplazar la decisión sobre el Sáhara

El alto representante de Política Exterior y Seguridad Común, Javier Solana, destacó ayer las notables diferencias que existen entre la opinión de
El representante de Política Exterior y Seguridad de la Unión Europea, Javier Solana, realizó unas declaraciones en las que destacó varios aspectos referentes a las distintas opiniones que confluyen sobre el tema del Sáhara en el seno de la Unión. «Existe cierta dispersión de posición, por lo que trabajar para una posición más común es un ejercicio importante, pero esperemos que no sea un ejercicio que nos lleve a la melancolía por frustración, porque no se pueda resolver», dijo Solana. «En el día de hoy es imposible», remachó. «En este momento hay diferencias tan importantes entre países de la UE sobre cómo resolver el problema del Sáhara que no creo que merezca la pena insistir sobre ello», subrayó. Solana reconoció que el conflicto del Sáhara se encuentra en el fondo de gran parte de los problemas del Mediterráneo, e insinuó que también en la situación de las relaciones entre España y Marruecos. «El Sáhara está, que duda cabe, en el fondo de un problema importante del Mediterráneo. No sólo (afecta) a las relaciones de un país de un lado u otro del Mediterráneo, sino también entre los países de la ribera sur», consideró el alto mandatario. «Hoy no existe una unidad entre los países de la ribera sur del Mediterráneo porque existe una crisis muy importante en el Sáhara. «Dos grandes países, como son Marruecos y Argelia, no pueden tener unas relaciones normalizadas hasta que no se consiga normalizar el proceso de descolonización del Sáhara», añadió. «No les voy a engañar», dijo Solana a los eurodiputados, «en este momento no es fácil tener una posición común de la Unión Europea con relación al Sáhara porque hay varios países que demuestran una posición completamente diferente los unos de los otros». En este sentido, apuntó que esta diversidad de pareceres se verá cuando el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas vuelva a tratar el tema del Sáhara y se aborden las cuatro posibilidades que el secretario general Kofi Annan va a poner sobre la mesa. «Veremos dónde se sitúa cada uno. Dónde se sitúan los miembros del Consejo de Seguridad que forman parte de la UE y dónde los países que no forman parte del Consejo de Seguridad», añadió.

La falta de consenso obliga a la ONU a aplazar la decisión sobre el Sáhara