martes. 07.02.2023

El fanatismo islámico se cobra la vida de 12 personas en el ataque a una revista francesa

Nueve trabajadores de ‘Charlie Hebdo’, dos policías y un visitante fallecen asesinados a tiros en París. Los tres terroristas, ya identificados, huyen al grito de «Alá es grande» y «vengamos al profeta».
Miles de personas asistieron a una vigilia en París.
Miles de personas asistieron a una vigilia en París.

El fanatismo islámico conmocionó ayer a Francia con un sangriento ataque a la revista satírica Charlie Hebdo, conciencia crítica de la prensa gala y símbolo diezmado de las libertades públicas. Dos individuos encapuchados, secundados en su huida por un tercer cómplice, asesinaron a tiros de fusiles tipo Kalachnikov a doce personas e hirieron a otras once, cuatro de ellas en estado de suma gravedad, a los gritos de «Alá es grande» y «Vengamos al profeta».

Entre los fallecidos (nueve empleados, dos policías y un visitante) figuran Stéphane Charbonnier ‘Charb’, el director del semanario, y otros dibujantes como ‘Cabu’, ‘Tignous’ y Wolinski, maestros del humor gráfico, así como el economista y periodista Bernard Maris. La publicación y sus responsables estaban amenazados y bajo protección policial desde la publicación de caricaturas de Mahoma a partir de 2006.

Se trata del atentado más mortífero perpetrado en Francia desde hace casi 200 años.

Varios testimonios apuntan que los agresores —que fueron identificados ayer— se equivocaron de portal y entraron primero en el número 6 de la calle Nicolas Appert al aprovechar la puerta abierta por el cartero en su ronda matinal. Encapuchados, vestidos de negro y armados con fusiles de asalto, luego se dirigieron al inmueble número 10, donde se encuentra la redacción de Charlie Hebdo y esta vez se sirvieron de una dibujante del semanario como ‘caballo de Troya’. «Había ido a buscar a mi hija a la guardería y al llegar delante de la puerta del edificio del periódico dos hombres encapuchados y armados nos amenazaron brutalmente. Querían entrar y subir. Yo marqué el código de acceso», declaró al diario ‘L’ Humanité’ Corinne Rey, que firma ‘Coco’ sus dibujos.

Eran alrededor de las 11.30 cuando los francotiradores irrumpieron en plena conferencia de redacción de la revista, en la segunda planta del inmueble. «Los atacantes estaban informados y sabían que los miércoles por la mañana era la reunión semanal. Si no, los demás días no hay mucha gente en los locales», señaló una redactora a Le Monde. Los vecinos escucharon unos 30 disparos tanto en ráfagas como aislados. Según algunas fuentes, los agresores pidieron a algunos periodistas presentes que se identificaran antes de abatirlos uno a uno. «Dispararon sobre Wolinski, ‘Cabu’… Duró cinco minutos. Yo me había refugiado bajo una mesa. Hablaban perfectamente francés. Reivindicaron ser de Al-Qaida», relató ‘Coco’ Rey, testigo presencial.

Un vídeo, retirado a los pocos minutos de Facebook por su crudeza, muestra cómo ya en la calle los terroristas ametrallan a un policía y lo rematan en el suelo con un disparo en la cabeza.

Unos 3.000 policías fueron movilizados en la caza y captura del trío de sospechosos que colisionaron en su huida con otro vehículo, cuya conductora resultó herida de gravedad, y luego robaron a punta de pistola a otro automovilista el coche con el que se esfumaron por la periferia nordeste de París. Según distintas fuentes, las autoridades policiales habían identificado anoche a los autores del tiroteo como tres individuos de 34,32 y 18 años originarios de Gennevilliers, al norte de la capital.

El fanatismo islámico se cobra la vida de 12 personas en el ataque a una revista francesa
Comentarios