jueves. 02.02.2023

La fiscalía mexicana aseguró ayer que ha comprobado «científicamente» y «a plenitud» que los 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa fueron asesinados e incinerados en un basurero por miembros del cártel de Guerreros Unidos al creer que pertenecían a un grupo antagónico.

Cuatro meses y un día después de la desaparición de los jóvenes en el municipio de Iguala, en el sureño estado de Guerrero, el fiscal general, Jesús Murillo, y el director de la agencia de investigación criminal, Tomás Zerón, ofrecieron una rueda de prensa para presentar las conclusiones del caso.

Pese a que solo uno de los restos encontrados en el basurero ha sido identificado, el de Alexander Mora, Murillo explicó que las pruebas científicas y periciales dan sustento a los testimonios de los autores materiales detenidos. Entre ellos el de Felipe Rodríguez, alias el Cepillo, el último detenido, quien dirigió la operación de asesinato e incineración de los 43 jóvenes, ordenando quemar todas sus pertenencias, incluidos los teléfonos móviles.

El fiscal confirmó así que gracias a 487 dictámenes periciales, 386 declaraciones y dos reconstrucciones de hechos, «ha quedado acreditado» de un modo «contundente» que los jóvenes fueron secuestrados por policías de Iguala y asesinados, incinerados y arrojados al río San Juan por los criminales.

La Fiscalía mexicana concluye que los 43 estudiantes están muertos
Comentarios