jueves 26/5/22
                      El presidente frances, Emannuel Macron. LUDOVIC MARIN
El presidente frances, Emannuel Macron. LUDOVIC MARIN

¿Hay que optar por el candidato con más posibilidades de pasar a la segunda vuelta o por aquel ideológicamente más próximo? Es la pregunta que se hacen muchos electores de la izquierda francesa a un día de la primera vuelta de las presidenciales. El único aspirante de esta corriente política con posibilidades, aunque sean pequeñas, de pasar a la segunda vuelta es Jean-Luc Mélenchon, el líder de La Francia Insumisa, un partido equivalente a Podemos en Francia. Va tercero en los sondeos, con un 17% de intención de voto, por detrás del presidente saliente, Emmanuel Macron (26,5%), y de la candidata de extrema derecha, Marine Le Pen (23%). Solo los dos más votados se disputan la entrada al Elíseo. El resto de candidatos de izquierda están muy alejados y quedarán eliminados, según todos los sondeos. El ecologista Yannick Jadot obtendría un 5% de los votos, el comunista Fabien Roussel, un 2,5%; y la socialista Anne Hidalgo, un 2%. Mélenchon, que ve los comicios como «un referéndum social» contra Macron, busca atraer a los votantes de izquierda. Prefiere hablar de «voto eficaz», en vez de voto útil. «Nuestro destino está al alcance de la mano», advirtió esta semana, al tiempo que instó a los suyos a movilizarse «hasta el final», ya que, según cree, el resultado se presenta ajustado y puede pasar cualquier cosa. «Continuaremos con nuestro paso de tortuga y las liebres se quedarán detrás», se mostró convencido Mélenchon, que el martes ofreció un mitin en Lille y de forma simultánea en otras once ciudades francesas gracias a sus holografías. El líder de La Francia Insumisa aludía a la fábula de ‘La liebre y la tortuga’ de Jean La Fontaine. Sus rivales cargan contra la idea de Mélenchon de un voto útil para frenar la sangría de votos y no quedar aún más abajo de lo que pronostica la demoscopia.El presidente francés, Emmanuel Macron, favorito para la renovación en el cargo en las elecciones de este mes, descalificó como «racista» y «mentiroso» el programa de la líder ultraderechista Marine Le Pen, que se le ha acercado en los sondeos en los últimos días. En una entrevista publicada este viernes, el último día de la campaña para la primera vuelta de las presidenciales que se celebra el domingo, Macron cargó las tintas contra Le Pen, a la que reprochó «mentir a la gente».

Sobre todo, señaló que la candidata de la Agrupación Nacional (RN) defiende «un programa racista que pretende polarizar la sociedad y de gran brutalidad», y al mismo tiempo utiliza «una estrategia muy clara de disimulación de lo que hay de brutal en ese programa».

Además, insistió en que su programa social es «mentiroso porque no lo financia», por ejemplo cuando dice que aumentará las pensiones o cuando anuncia que bajará el IVA o bloqueará los precios. La líder ultraderechista le replicó en una entrevista este viernes en la emisora France Info, en la que dijo estar sorprendida de que el presidente le acuse de racismo porque en su programa no hay una sola propuesta «que discrimine a los franceses». En cuanto a la polémica «preferencia nacional» con la que pretende dar prioridad a los franceses cuando estén en igualdad de condiciones con un insistió en que «eso nunca se ha considerado racismo».

Francia se debate entre el voto útil o el de convicción