miércoles 27/10/21

Francia logra la liberación de una rehén secuestrada en Mali desde hace cuatro años

Pétronin se abraza a su hijo en un aeropuerto de París. GONZALO FUERTES

Sophie Pétronin, la rehén francesa liberada tras pasar casi cuatro años secuestrada en Mali por yihadistas, llegó ayer a Francia después de ser liberada junto con otros tres secuestrados.

Pétronin, de 75 años, era la última rehén de nacionalidad francesa que quedaba en el mundo y llegó a bordo de un avión oficial al aeropuerto militar de Villacoublay, en las proximidades de París.

Esta cooperante humanitaria fue recibida a pie de pista por un grupo de familiares, por el presidente francés, Emmanuel Macron, y por el ministro de Exteriores, Jean-Yves Le Drian.

«Los franceses se alegran, igual que yo, de verte por fin, querida Sophie Pétronin. Bienvenida a casa», señaló Macron en redes sociales.

Pétronin vivía en Mali desde 2001, donde dirigía una organización no gubernamental dedicada a combatir el hambre, especialmente entre los niños, en la región de Gao (este).

Fue secuestrada en diciembre de 2016 y liberada junto con otros dos rehenes italianos y el líder de la oposición política de Mali, Soumaïla Cissé, a cambio de la puesta en libertad de algo más de 200 yihadistas de cárceles del país africano.

La cooperante, que protagonizó un emotivo encuentro con su hijo Sébastien la pasada noche en Mali, agradeció entonces en declaraciones a medios franceses la labor de las autoridades malienses y francesas que permitió su puesta en libertad.

Los dos ciudadanos italianos secuestrados por yihadistas hace dos años y puestos en libertad anoche en Malí en un canje de rehenes llegaron ayer también al aeropuerto romano de Ciampino, donde fueron recibidos por el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, y el ministro de Exteriores, Luigi di Maio.

Los dos liberados son Pier Luigi Maccalli, un misionero que trabajaba con la Sociedad de Misiones Africanas, secuestrado en Bomoanga (suroeste de Níger) el 18 de septiembre de 2018, y Nicola Chiacchio, turista que desapareció el 4 de febrero de 2019 en Malí.

En el país actúan distintos grupos yihadistas que tienen entre sus blancos al ejército regular y las fuerzas de la misión de la ONU (Minusma), y que recurren a secuestros para obtener fondos o liberaciones de sus miembros encarcelados.

A veces, los secuestros son perpetrados por grupos de delincuentes comunes que «venden» a sus rehenes a los grupos yihadistas y estas transacciones tienen como consecuencia el retraso de las negociaciones por su liberación.

Francia mantiene a unos 5.100 soldados en la región del Sahel, la mayoría en Mali, dentro de la misión Barkhane, un operativo desplegado en agosto de 2014 para combatir la expansión del terrorismo yihadista y apoyar la estabilidad en la zona.

Francia logra la liberación de una rehén secuestrada en Mali desde hace cuatro años
Comentarios