jueves 26/5/22

Las tropas rusas continuaron ayer su ofensiva en Mariúpol, donde las autoridades han denunciado el uso de un agente químico y las fuerzas ucranianas están cada vez más desesperadas, mientras que cerca de Kiev un equipo de la gendarmería francesa comenzó a investigar supuestos crímenes de guerra.

El bloqueo es tal que en una inusual crítica la 36ª Brigada de Infantería de Marina afirmó eque se acerca probablemente la última batalla en la devastada ciudad, ya que «se nos acaban las municiones» y entonces solo queda «el combate cuerpo a cuerpo».

El Ministerio de Defensa de Rusia aseguró que sus fuerzas efectuaron ataques aéreos y de artillería contra unos cien efectivos ucranianos que intentaban supuestamente huir en vehículos blindados de la ciudad y que mataron a al menos 50.

El comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de Ucrania, Valery Zaluzhny, escribió en Facebook que «la defensa de Mariúpol continúa» y que «la conexión con las unidades de las fuerzas de defensa que heroicamente sostienen la ciudad es estable y se mantiene».

«Estamos haciendo lo posible e imposible para ganar y salvar vidas de militares y civiles», aseguró.

Según dijo a la cadena CNN el gobernador de la región de Donetsk, Pavlo Kyrylenko, entre 20.000 y 22.000 civiles han muerto en la ciudad.

Las fuerzas ucranianas defienden a la desesperada la asediada Mariúpol
Comentarios