miércoles 22/9/21

El G-20 en Nápoles llama a aceptar una descarbonización del 55% para 2030

Ribera pide más compromiso a sus ministros para luchar contra la crisis climática

Los ministros de Medio Ambiente y Energía del G-20 debatieron en Nápoles cómo acelerar la transición ecológica, qué medidas imponer para frenar las emisiones contaminantes y propiciar las inversiones «verdes», y cómo combatir la contaminación marítima de los plásticos.

El objetivo es que los ministros de las veinte economías más importantes del mundo alcancen acuerdos, inclusivos y sostenibles, que favorezcan la recuperación tras la pandemia, el impulso de la utilización de energías renovables y la aceleración del camino a recorrer para lograr la neutralidad del carbono en 2050.

A la cumbre asistieron el ministro argentino de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Juan Cabandié, la vicepresidenta tercera del Gobierno de España y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, la ministra francesa para la Transición Ecológica, Barbara Pompili, y el secretario de Estado del Ministerio Federal de Medio Ambiente de Alemania, Jochen Flasbarth, entre otros.

Esta cita se celebra menos de dos semanas después de que los ministros y gobernadores de los bancos centrales del G20 reconocieran en la declaración final firmada en Venecia la importancia de establecer un precio mínimo global del carbono para reducir las emisiones.

El G-20 de Medio Ambiente y Energía hablará de esta cuestión y también de cómo conseguir que el mayor número de países posibles se sume a la iniciativa de «aceptar una descarbonización del 55 % para 2030», cuestión sobre la que no hay consenso, según dijo recientemente el ministro italiano de Transición Ecológica.

La intención es que los países firmen sendos comunicados al final de las reuniones de hoy y mañana, y que también el ministro Cingolani ofrezca una rueda de prensa de conclusión.

La vicepresidenta tercera del Gobierno de España y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, abogó por que los países del G-20 se comprometan de forma decidida y clara a combatir la crisis climática y a lograr la neutralidad en carbono para 2050.

También dijo que los avances realizados en el pasado en materia de protección de medioambiente han sufrido «un parón» como consecuencia de la pandemia, que ha obligado a los países a concentrar sus esfuerzos en «paliar la crisis sanitaria», social y económica.

Ribera destacó que los ministros encargados de la protección del medio deberían adoptar acciones concretas porque «tienen capacidad de invertir, de hacer un esfuerzo mayor» para sumar a otros países externos a sus pactos.

En su intervención, a puerta cerrada, destacó que España está plenamente comprometida con el objetivo de garantizar la protección efectiva de al menos el 30 % del área marina y terrestre para 2030 y dijo que el G-20 debería liderar la promoción de este objetivo.

El G-20 en Nápoles llama a aceptar una descarbonización del 55% para 2030
Comentarios