sábado. 02.07.2022

Gendron, el supremacista blanco de la masacre en Buffalo se declara no culpable

El detenido, que ha asesinado a diez personas, se enfrenta a una pena de cadena perpetua
                      Dos mujeres se abrazan a la entrada del súper en el que ocurrió la matanza. BRANDON WATSON
Dos mujeres se abrazan a la entrada del súper en el que ocurrió la matanza. BRANDON WATSON

La fiscalía del distrito del condado de Erie (norte de Nueva York) identificó al joven que ayer mató a diez personas en un supermercado de la ciudad de Buffalo como Payton S. Gendron, un joven blanco de 18 años.

Gendron, que había sido definido previamente como un supremacista blanco, ha sido detenido sin derecho a fianza, bajo los cargos de homicidio en primer grado, y comparecerá por primera vez el martes por la mañana ante el juez. El delito podría costarle la cadena perpetua, ya que en el estado de Nueva York no existe la pena de muerte.

El fiscal confirmó que consideran los asesinatos como «racialmente motivados», siguiendo así la tesis adelantada por el agente especial del FBI Steven Belanger, quien agregó que su oficina investiga el incidente «como un crimen de odio y un caso de extremismo violento por motivos raciales».

El joven Gendron, que hizo un viaje de varias horas hasta llegar a Buffalo —se desconoce por el momento su procedencia— eligió al parecer este barrio de la ciudad por estar habitado mayormente por población negra, y de hecho entre sus trece víctimas —los muertos más tres heridos—, once de ellas eran negras.

Tras el tiroteo, que acabó también con la vida de un agente de seguridad del supermercado, se entregó voluntariamente a la policía.

The New York Times añade que el joven se declaró en el primer interrogatorio «no culpable» y aceptó un abogado de oficio tras asegurar que no puede costearse uno privado para su defensa.

«Lo ocurrido fue terrorismo nacional, simple y llanamente» dijo la fiscal general del Estado Letitia James, que junto a la gobernadora Kathy Hochul y otros representantes políticos acudió a la misa oficiada por el obispo Pridgen para dirigirse a los presentes, en su gran mayoría afroamericanos. James insistió en que se trató de «un acto de odio y debe ser procesado como tal» porque, según argumentó, el atacante, identificado como Payton S. Gendron, un joven blanco de Conklin, una localidad a 320 kilómetros al sureste de Buffalo, y cuyo nombre no fue pronunciado durante todo el servicio «se alimentó todos los días con una dieta constante de odio» a través de las redes sociales.

Gendron, el supremacista blanco de la masacre en Buffalo se declara no culpable
Comentarios