domingo 7/3/21

El Gobierno italiano trata de superar la crisis para no convocar elecciones otra vez

El Gobierno italiano aprobó con buena nota el primer examen al que se tiene que someter en el Parlamento tras la defección la semana pasada de Italia Viva, el pequeño partido liderado por Matteo Renzi, que forzó la dimisión de sus dos ministras.

El jefe del Ejecutivo, Giuseppe Conte, superó la moción de confianza en la Cámara de los Diputados con mayoría absoluta por 321 votos a favor y 259 en contra, un resultado mejor de lo esperado gracias al apoyo de algunos legisladores de la oposición y del grupo mixto.

Al cierre de esta edición, se sometía a la votación en el Senado, donde se presume un desenlace más ajustado debido a que el margen con el que cuenta la coalición es muy estrecho. Será imprescindible el apoyo de un puñado de senadores opositores que estén dispuestos a apuntalar al Ejecutivo, para evitar así la convocatoria de elecciones anticipadas, que en principio no deberían celebrarse hasta 2023.

Es posible que Conte tenga que conformarse con una mayoría simple en la Cámara alta, un resultado suficiente para pasar la moción, pero que dejaría al Gobierno en una posición de gran debilidad.

«Puedo hablar con la cabeza alta», les dijo a los diputados el primer ministro para defender la acción de su gabinete. Respondía así sin nombrarlo a Renzi, que justificó la ruptura por la supuesta ineficacia del Ejecutivo, en particular para aprovechar las ayudas europeas del Plan de Recuperación con motivo de la pandemia. Aunque desde las filas de Italia Viva no han faltado las señales para intentar recomponer el pacto, el primer ministro rechazó de manera tajante esta posibilidad.

El Gobierno italiano trata de superar la crisis para no convocar elecciones otra vez
Comentarios