viernes. 03.02.2023
Las posibilidades de entendimiento entre el Gobierno del presidente Hugo Chávez y la oposición parecen cada vez más lejanas. Tras el allanamiento de dos plantas embotelladoras, que Chávez confirmó haber ordenado ante el acaparamiento de «algunos empresarios alineados con el golpismo», la oposición -que no acepta más camino que la renuncia del gobernante o la convocatoria de elecciones anticipadas- organizó múltiples manifestaciones en todo el país. El ejecutivo, por su parte, adelantó que estudia su permanencia en la Mesa de Diálogo. Sus adversarios respondieron que ellos no la abandonarán. No obstante, la tensión del viernes hizo mella en los negociadores que buscan, con la mediación de César Gaviria, una solución negociada. El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) no consiguió reunirlos en una misma mesa y suspendió la sesión del que denominó un «día de muchas dificultades y enfrentamientos». Chávez, que viajó a Brasilia para conversar con su homólogo Luiz Inácio Lula da Silva sobre el Grupo de Países Amigos, aseguró que lo mínimo que se puede pedir a estas naciones es que reconozcan la legitimidad de su Gobierno. «En Venezuela hay un Gobierno legítimo, democrático, que debe ser reconocido en primer lugar como tal», dijo.

El Gobierno venezolano estudia abandonar la Mesa de Diálogo
Comentarios