miércoles. 17.08.2022

La invasión de Ucrania por el ejército ruso ya ha matado a al menos 343 niños en el país, y 635 han resultado con heridas de diversa consideración, informó este viernes la Oficina del Fiscal General de Ucrania en su canal de Telegram, informa la agencia local Ukrinform. «Más de 978 niños se han visto afectados en Ucrania como resultado de una agresión armada a gran escala por parte de la Federación Rusa. Según la información oficial proporcionada por los fiscales de menores, 343 niños han muerto y más de 635 han resultado heridos», señaló el informe.

La mayoría de los afectados se registraron en la región de Donetsk, en el este del país, donde se contabilizaron 339 y en la de Járkov, que incluye la segunda ciudad del país, donde hubo 185.

En Kiev y su región se contabilizaron 116; en la vecina Chernígov 68; en Lugansk (este), 61; la sureña región de Mykolaiv registró 53, y en las ocupadas por los rusos Jersón, 52 y Zaporiyia, 31, ambas en el sur del país.

Además, los ataques aéreos y de artillería diarios de Rusia dañaron 2.102 instituciones educativas en toda Ucrania, de las cuales, 215 fueron completamente destruidas.

La agencia Ukrinform recuerda que al menos 4.731 civiles han muerto desde el comienzo de la invasión de Ucrania el pasado 24 de febrero, pero las cifras reales son considerablemente más altas, ya que es difícil contabilizarlas debido a los combates. El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, advirtió ayer, en una comparecencia telemática ante la audiencia de un festival en Viena, de que el bloqueo del Mar Negro amenaza con una inminente hambruna que a su vez desencadenaría grandes flujos migratorios. «Rusia ha bloqueado el Mar Negro y sus rehenes son millones de personas en África, Asia...», dijo Zelenski, según la interpretación simultánea al alemán de sus palabras en ucraniano. «Si no se desbloquea el Mar Negro se va a producir un tsunami migratorio», añadió ante la audiencia del Festival «4Gamechangers», televisado en directo por la emisora privada Puls4.

La guerra ha matado ya a al menos 343 niños en Ucrania y herido a 635