miércoles 22/9/21

La homofobia europea anida en el Este

Cuando una sociedad pasa cinco décadas bajo el yugo de una dictadura lo normal es que al lograr derribarla el mayor objeto de deseo sea la libertad. Pero no siempre sucede así. Es el caso de Hungría y Polonia —y en menor medida los de República Checa, Eslovenia y Bulgaria—, que han optado por gobiernos con opciones políticas anacrónicas y retrógradas que chocan con un entorno donde desde hace años anidan ideas mucho más avanzadas. Los roces son inevitables. Sobre todo si se comparte un espacio como la UE, en donde, sin obviar las distintas singularidades, debe primar una filosofía común, sobre todo en el respeto a los derechos humanos.

El último rifirrafe tiene como protagonistas las medidas recién aprobadas por el Gobierno de Budapest para prohibir cualquier referencia a la homosexualidad en las escuelas. Con Rusia como núcleo irradiador de las ideas, los magiares parecen dar un paso atrás de más de un siglo, concretamente hasta 1878, de cuando data su primer código penal que castigó las relaciones entre hombres con hasta un año de prisión. Sin embargo, en 1962, en plena era comunista, la homosexualidad fue despenalizada.

En el exterior este retroceso de derechos ha provocado críticas exacerbadas, pero, ¿qué piensan los húngaros? Tendrán oportunidad de expresar su opinión en el referéndum sine die convocado por su primer ministro, Viktor Orban. Hasta entonces deberemos conformarnos con las encuestas.

Según un sondeo del Eurobarómetro en 2006, un 18% de los húngaros apoyaba el matrimonio entre personas del mismo sexo. En diciembre de 2017 en otra prospección demoscópica era ya del 35%.

El alcalde ecologista de Budapest, Gergely Karacsony, pertenece al grupo que integra la posición favorable a la homosexualidad y estima que la consulta es una estrategia de Orban para ganar tiempo y desviar la atención de cuestiones como la inclinación hacia China de su política económica. Karacsony recuerda que su ciudad fue la primera de los países del antiguo bloque comunista que celebró el Orgullo Gay, con presencia de personalidades como la ministra de Asuntos Exteriores, Kinga Göncz; o el secretario de Estado para Recursos Humanos, Gabor Szetey, que se declaró públicamente gay en 2007. Bulcsú Hunyadi, analista del laboratorio de ideas Instituto Political Capital, también es del parecer de que el Fidesz, el partido gobernante, ya no puede rentabilizar más la buena marcha de la vacunación por el Covid-19 y por ello precisa de otro tema «para recuperar la iniciativa».

La diputada de la fisurada oposición, Bernadett Szel, considera por su parte que para que un referéndum tenga implicaciones legales es necesario que participe más de la mitad de los votantes registrados. Recuerda que en la consulta de 2016 sobre la migración sólo se acercaron a las urnas el 43%, por lo que fue anulada. No obstante, Orban la declaró una victoria.

La homofobia europea anida en el Este
Más en esta sección
Comentarios