lunes. 27.06.2022

La huelga ferroviaria afecta a millones de personas en Reino Unido

El sindicato ha paralizado los trenes británicos y el metro en una huelga que seguirá esta semana
                      Imagen de los londinenses que acuden a trabajar en bicicleta. ANDY RAIN
Imagen de los londinenses que acuden a trabajar en bicicleta. ANDY RAIN

Millones de británicos se vieron afectados este martes por la huelga de empleados de la red ferroviaria nacional, y también de las compañías que explotan comercialmente las líneas y del metro de Londres. Las empresas recomendaron a los ciudadanos que no utilicen ese medio de transporte salvo que sea imprescindible.

El tráfico por carretera es más denso de lo que habitual en todo el país y largas colas en las paradas de autobuses. La huelga en el metro de Londres, que transporta diariamente a dos millones de pasajeros, durará solo un día. Los empleados de la red nacional de trenes han sido llamados a la huelga también el jueves y el sábado. Este llamamiento afectará a los trenes de cercanías en Londres.

Los pasajeros de aviones tendrán esos tres días, según ha confirmado el gobierno, un número limitado de trenes disponibles.

Pérdida de conexiones

El mayor aeropuerto, Heathrow, en Londres, solo perderá el martes las conexiones de metro con el centro de la capital. El primer ministro, Boris Johnson ha llamado a la población a «no aflojar hasta conseguir» que los «barones sindicales» regresen a la mesa de negociación y acepten las reformas que, según Johnson, permitirían reducir el precio de los billetes y así aumentar el número de pasajeros. La huelga ha sido convocada por el sindicato RMT, que agrupa a empleados de diferentes categorías profesionales en el sector ferroviario. Es un sindicato con reputación de combativo y que ha sufrido en los últimos años tensiones internas en su liderazgo. Aunque las quejas en el suburbano de Londres no son idénticas a las de la red nacional, los líderes sindicales mencionan varios motivos que justificarían su huelga. Entre ellos destacan la reducción de puestos de trabajo, la imposición de cambios en la manera de trabajar, unas propuestas salariales muy alejadas de la inflación y las reducciones de contribuciones al fondo de pensiones de empleados de las compañías.

Estructura En Londres la protesta es contra el ente municipal Transport for London y el Gobierno. El alcalde de la ciudad, Sadiq Khan, mantiene una disputa pública con el ministro de transportes, Grant Shapps, sobre su financiación. El último paquete acordado por ambas partes para salvar las finanzas, como consecuencia del colapso en el número de pasajeros por la pandemia, iba acompañado de una reducción de costes y un plan de reformas.

Colapso de ingresos

En el caso de la red nacional, la pandemia causó también un colapso de los ingresos de las compañías privadas que operan las líneas tras su adjudicación en subasta. El Gobierno les quitó su autonomía financiera. Un nuevo ente negocia en nombre de las compañías las demandas de los sindicatos. El ministro habría puesto un techo a los aumentos salariales del 2%, cuando la inflación es del 9%, pero se ha negado a participar en la negociación.

El otro componente de la estructura ferroviaria, privatizada por el Gobierno de John Major en la mitad de la década de los noventa, es Network Rail. Es propietaria de vías, estaciones e infraestructuras en general. Fue renacionalizada por el caos que causó en sus primeros años. La evolución histórica ha llevado ahora a un sistema híbrido entre público y privado, y centralizado. El Gobierno es el director en la sombra de la industria.

La huelga ferroviaria afecta a millones de personas en Reino Unido
Comentarios