miércoles. 30.11.2022
La investigación estudiará todas las adopciones a parejas extranjeras
La Procuraduría General de la Nación (PGN) de Guatemala inició ayer las investigaciones para determinar supuestas ilegalidades de la Casa Quivira, una empresa dedicada a tramitar la adopción de niños guatemaltecos a parejas extranjeras. Carlos Azurdia, representante de la PGN, encargada de fiscalizar los procesos de adopciones voluntarias en Guatemala, dijo a que se analizarán los casos de todos los niños, «para establecer si se ha cumplido con los requisitos que manda la ley» para las adopciones. El pasado sábado, las fuerzas de seguridad hallaron en el interior de una casa-cuna, situada en la ciudad colonial de Antigua, a 45 kilómetros al oeste de la capital, a 46 niños guatemaltecos de entre diez días y tres meses de edad, los que supuestamente iban a ser dados en adopción a extranjeros. Según la Policía Nacional Civil, el registro de la residencia fue motivado por denuncias de vecinos que alertaron que en ese lugar a diario se veía a parejas de extranjeros que se llevaban a los bebés, que eran conducidos a esa casa por empleados o mujeres que serían sus madres y que supuestamente los vendían. Casa Quivira es una empresa constituida en Guatemala en 1996, registrada a nombre del estadounidense Clifford Philips y su esposa guatemalteca Sandra González, la cual se dedica a tramitar las adopciones de niños guatemaltecos a parejas extranjeras. Los pequeños, por orden de un Juez de Menores, fueron enviados ayer a diversos albergues para su atención y cuidado, mientras se verificada la situación legal de cada uno de ellos. Tras el registro, fueron detenidas las abogadas Vilma Desiré Zamora y Sandra Patricia Leonardo López, que se encargaban de legalizar los procesos de adopción. Las juristas presentaron a las autoridades los expedientes de cada niño, pero, según la policía, «hay que analizar caso por caso», ya que no coinciden todos los datos. Una de las diligencias que tramitará la investigación será localizar a las madres biológicas de los bebés para comprobar si efectivamente fueron dados en adopción de forma voluntaria, o, como sugieren algunos investigaciones, se trata de niños que fueron robados a sus padres. Según datos de la policía, Guatemala dio 4.496 niños en adopción en 2006, un 10% más que en 2005; el 98% fueron adoptados por extranjeros, siendo el 95% por parejas estadounidenses.

Investigan ilegalidades en una agencia de adopción en Guatemala
Comentarios