sábado 28/5/22

El primer ministro británico, Boris Johnson, y su titular de Economía, Rishi Sunak, afrontan desde ayer peticiones de dimisión tras confirmarse que serán multados por la Policía por asistir a fiestas ilegales en Downing Street durante la pandemia.

Carrie Johnson, la esposa del jefe del Gobierno y madre de sus dos hijos menores, también recibirá una sanción, entre una cincuentena de penalizaciones que ya ha emitido Scotland Yard.

La oposición política en bloque pide el cese inmediato de Johnson y Sunak por haber engañado al electorado y al Parlamento, si bien el líder conservador está en una posición relativamente segura al contar con el apoyo de sus diputados, que aprueban su gestión durante la invasión rusa de Ucrania.

Con todo, Boris Johnson se convierte en el primer jefe de Gobierno en activo del Reino Unido en ser sancionado por romper la ley.

Lobby Akinnola, portavoz del grupo de familiares de fallecidos por la covid-19, lamentó que los gobernantes hubieran tomado a los ciudadanos «por tontos» al saltarse las reglas que ellos mismos impusieron al resto.

«Es insostenible que permanezcan en el cargo», afirmó, para añadir que su «deshonestidad» ha socavado su «credibilidad» de cara a liderar el país ante otra posible ola de la pandemia.

Johnson y su esposa, multados por sus fiestas en Downing Street en pandemia
Comentarios