jueves. 07.07.2022
                      Los refugiados de Ucrania llegados a Cistierna, ayer. CAMPOS
Los refugiados de Ucrania llegados a Cistierna, ayer. CAMPOS

El Ayuntamiento de Cistierna ha puesto a disposición de cuatro familias ucranianas, procedentes de Kiev e integradas por mujeres, niños y niñas, las instalaciones del albergue municipal. Son trece personas cuya llegada ha sido posible gracias a la ONG Expoacción. La gestión del albergue corre a cargo de la asociación vadiniense que mostró su apoyo a ceder las instalaciones.

«Se tuvo que poner en condiciones estas instalaciones que son de peregrinos. Se ha tenido que equipar este centro para acoger a estas personas», dijo ayer el alcalde de Cistierna Nicanor Sen, quien señaló que están muy contentos con el trato que están recibiendo de la gente y los establecimientos del municipio. «En el caso de que decidan quedarse de forma más estable intentaremos buscarles otra solución, entendiendo que cada familia querrá vivir en su propia casa».

Las necesidades básicas de estas familias están cubiertas por el Ayuntamiento, asociaciones y empresas de agroalimentarios y comercios de la zona. Además los niños ya están en los centros educativos y asisten a los comedores escolares. «El estado de ánimo ahora es mucho mejor de cuando llegaron a Cistierna. Además se estudia la posibilidad de buscar un empleo ya que necesitan trabajar porque no cuentan con ingresos. El dinero traído de Ucrania ningún banco se lo cambia por la devaluación se su moneda.

Estas familias decidieron salir de Ucrania una vez ya empezada la guerra. Los hombres se han quedado en el país para ayudar en la defensa de Kiev. «Recibimos información cada día por teléfono de lo que va sucediendo en las ciudades en que se encuentran nuestros maridos», explicaron ayer. Tienen dudas de cuánto va a durar la contienda pero confían que en poco más de una mes todo finalice. Los niños mayores entienden lo que está pasando mientras que los pequeños saben que hay una guerra pero «aquí se entretiene con sus cosas y viven más tranquilos. Faltan los padres pero tienen a sus madres».

Respecto a la acogida en España, han agradecido cómo se está volcando la gente en ayudarles en todo momento y que la gente es muy amable. «Algunos quieren hacer más que pueden».

La cuatro familias tienen muy claro que piensan en regresar a Ucrania una vez finalice la guerra y sobre todo «una vez que se haga la limpieza de la gran cantidad de bombas que no han explosionado ya que es un peligro para la gente y en especial para los niños. Además de que tenemos que disponer de casas donde poder vivir ya que muchos se han quedado sin viviendas pues han quedado totalmente destruidas».

De Kiev a Cistierna: así viven cuatro familias de refugiados ucranianos
Comentarios