domingo 22/5/22

Si se produce un ataque sobre Kiev, las tropas que están desplegadas en la región del Donbass luchando contra los separatistas rusos no podrán venir rápidamente. En 2014 ya nos sorprendieron en Crimea. Tenemos que estar preparados para poder defender la capital y necesitamos más soldados».

Esta frase no la ha pronunciado un alto mando del Ejército de Ucrania. Lleva la firma de Irina Sergeeva, una mujer menuda de 39 años, madre de 3 hijos y que se gana la vida organizando eventos y como relaciones públicas. Irina es una de las coordinadoras de las denominadas ‘Fuerzas de defensa del territorio’. Se trata de una serie de grupos de civiles entrenados por militares que surgieron hace unos cuatro años de forma extraoficial. Nacieron como consecuencia de la invasión de Crimea y el inicio de la guerra del Donbass.

Hasta hace sólo unas semanas estos grupos eran prácticamente unos desconocidos entre la mayor parte de la población. Pero todo esto ha cambiado de forma vertiginosa en los últimos días.

En plena escalada de tensión prebélica entre Ucrania y Rusia, con decenas de miles de soldados rusos apostados en la frontera, el Gobierno ucraniano acaba de aprobar este mismo mes una normativa para regularizar las denominadas Fuerzas de defensa del territorio. «Hasta hace poco toda la atención estaba puesta en la frontera. Pero las autoridades han entendido que la amenaza sobre las grandes ciudades es una realidad»,

Kiev empieza a armar a los civiles
Comentarios