miércoles. 01.02.2023
| Crónica | Tropas niponas a Irak |

La mordaza japonesa

El Gobierno de Tokio exige autocensura a los periodistas e impide que se divulgue información sobre la misión de sus tropas en Irak alegando motivos de seguridad nacional
Mientras Japón envia soldados a Irak, su primer despliegue en una zona de combates desde 1945, se desarrolla una polémica en Tokio después de que el gobierno ordenó a los poderosos medios de comunicación nipones que se autocensuren para proteger la seguridad de las tropas. El viernes pasado, la Agencia de Defensa (equivalente al ministerio de Defensa) escribió a la prensa local y extranjera pidiéndole que no difunda noticias que pudieran «perjudicar a la seguridad» de los soldados, amenazándola con privarla de informaciones. Desde entonces, los periodistas protestan contra lo que consideran como un retorno de la censura militar, totalmente contraria a los supuestos objetivos humanitarios del despliegue nipón en Irak. «Es cierto que el nacionalismo militante japonés ha desaparecido, pero los métodos de control de los medios locales subsisten», declaró a la AFP Teruo Ariyama, profesor de periodismo en la universidad Keizai de Tokio. «La Agencia de Defensa será la única capacitada para juzgar si tal información puede ser difundida o no sin que nadie pueda verificar los criterios», protestó Ariyama. «Esta agencia podría simplemente disimular la información que va contra sus objetivos y nadie se daría cuenta de la diferencia», agregó. El gobierno da la menor cantidad posible de detalles obligando a la prensa a interesarse en temas más frívolos, como el número de calzoncillos que llevarán los militares, para satisfacer la curiosidad del público. Según las encuestas, la mayoría de los japoneses se opone al envío de tropas a Irak.

La mordaza japonesa
Comentarios