sábado 28/5/22

Lanzan 48 ataques aéreos en un solo día sobre Járkov

Las tropas de Moscú concentran su fuerza en el este de Ucrania mientras miles de personas huyen a través de corredores humanitarios «O nos ayudáis ahora o vuestra ayuda llegará demasiado tarde»
                      Imagen de una niña en uno de los autobuses que huyen del Donbás ante el gran ataque ruso que se espera. ATEF SAFADI
Imagen de una niña en uno de los autobuses que huyen del Donbás ante el gran ataque ruso que se espera. ATEF SAFADI

El Kremlin continuaba este jueves su estrategia de concentrar sus fuerzas en la zona este de Ucrania. Según explicó el asesor de la Presidencia de Kiev, Oleksiy Arestóvich, «de las nueve direcciones de su avance inicial quedan ahora dos y media: Donetsk —donde Moscú dañó la estación de ferrocarril, bloqueando así tres trenes de evacuación— y Lugansk, y Mariúpol, mientras que en Jersón el enemigo ya no avanza sino que se defiende». La ciudad portuaria «aguanta todavía. Las batallas más encarnizadas se libran ahora en la región de Lugansk, en Rubézhnoe, Popasna y Sieverodonetsk», detalló, lo que demuestra que las fuerzas del Kremlin se están desplazando del norte y centrando su poder en el este, facilitando así que numerosas familias retornen poco a sus hogares. Járkov, según las autoridades de la región, sufría en las últimas 24 horas hasta 48 ataques de artillería y morteros; uno de ellos, sobre la pequeña localidad de Balakliya, de apenas 28.000 habitantes, provocó la muerte de tres personas. En este contexto, el ministro de Exteriores ucraniano, Dmitro Kuleba, reiteró a Occidente su petición de suministrar armas a Kiev para contrarrestar la agresión que Rusia prepara en el este del país. «La batalla por Donbás va a recordar a la II Guerra Mundial, con miles de aviones, tanques y blindados». «Necesitamos las armas antes de que sea demasiado tarde. Cuanto antes las tengamos, más vidas serán salvadas y destrucción evitada», zanjó Kuleba.

Por otra parte, las autoridades ucranianas advirtieron numerosas trincheras en el llamado Bosque Rojo de Chernóbil, lo que prueba que los 300 soldados rusos que se evacuaron a finales de marzo recibieron en efecto altas dosis de radiación.

Ante la inminencia del inicio de una gran ofensiva del Ejército ruso, la población civil de varias localidades de la región del Donbás bajo el control de Kiev, entre ellas Kramatorsk -la más importante en manos de la tropas ucranianas en esa zona-, vivió este jueves una verdadera pesadilla al tener que abandonar su lugar habitual de residencia y emprender un éxodo imprevisible sin saber si podrán regresar y si sus casas seguirán en pie cuando lo hagan algún día.

«¡Procedan cuanto antes a evacuar la región! Las posibilidades de salvarse a sí mismo y a sus familias de morir a manos de los rusos se reducen cada día que pasa. Están cortando las posibles vías de salida. Protejan sus vidas y salgan. Estamos sacando de aquí a la gente todos los días de forma gratuita», lanzó a través de las redes sociales el jefe de la Administración Militar Local de Lugansk, Serhiy Gaidai.

Bombardeos esporádicos

Mientras, los canales de Telegram ofrecían imágenes de largas colas de gente en Kramatorsk, también bajo bombardeos esporádicos, tratando de subirse a los autobuses con todas las pertenencias que eran capaces de llevar consigo. «Podemos intuir claramente antes de que el enemigo inicie su ataque total, que va a destruir todo esto completamente», señaló Gaidai, quien anunció que «todos los hospitales de la región han sido destrozados». En la víspera fue la viceprimera ministra ucraniana, Irina Vereshuk, la que hizo un llamamiento para que los civiles desalojen la zona. «Se exponen a morir, si no salen ahora», alertó teniendo en mente masacres como la acaecida en Bucha, en las afueras de Kiev. Una decena de corredores humanitarios se activaron desde distintas localidades del Donbás y también de la región de Járkov para evacuar a la población hacia el oeste.

Las autoridades de Kiev señalaron el miércoles que más de 3.800 personas fueron evacuadas por corredores humanitarios en esa jornada; una cifra similar a la de los días previos. De ese número, unas 1.500 serían desplazadas solamente desde Donetsk.

El ministro de Exteriores de Ucrania, Dmitro Kuleba, pidió este jueves a los países de la Otan que entreguen armas a Kiev para combatir contra Rusia lo más rápidamente posible, en cuestión «de días, no semanas», porque de lo contrario, el apoyo «llegará demasiado tarde». «O nos ayudáis ahora, y estoy hablando de días, no, de semanas, o vuestra ayuda llegará demasiado tarde y mucha gente morirá, muchos civiles perderán sus casas, muchos pueblos serán destruidos», afirmó Kuleba en una rueda de prensa, tras reunirse en Bruselas con sus homólogos de la Alianza Atlántica. El jefe de la diplomacia ucraniana llegó a la sede de la Otan con el claro objetivo de solicitar «armas, armas y armas» y, en concreto, aviones, misiles antibuque, vehículos blindados personales y sistemas pesados de defensa aérea.

«Fui muy concreto en la petición y en el calendario en que debe ofrecerse esta petición», aseguró Kuleba, que se mostró «cautamente optimista» sobre el resultado de la reunión.

El ministro se negó a dar detalles sobre las ofertas que le hicieron cada uno de los países de la Otan, porque «las armas son como el dinero. Les gusta el silencio», pero dijo no tener dudas de que «Ucrania tendrá las armas necesarias para luchar». «La cuestión es cuándo», insistió.

En este sentido, el secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg, dijo que «los aliados de la Otan están preparados para proporcionar apoyo a Ucrania y reconocen la urgencia».

«Los aliados de la Otan están proporcionando muchos tipos diferentes de armas, también sistemas más pesados, sistemas avanzados y también sistemas que pueden derribar aviones y, por supuesto, atacar a blindados rusos», comentó Stoltenberg, sin especificar qué países en concreto están ofreciendo este apoyo.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, aseguró que «desde la agresión le hemos suministrado de forma continua (a Ucrania), los sistemas más efectivos que creíamos que necesitaban».

Y apuntó que «una de las razones por las que los ucranianos han logrado ser tan efectivos a la hora de hacer retroceder la agresión rusa, empieza, por supuesto, por su valentía, pero también porque tenían las armas necesarias para hacerlo».

Kuleba aseguró que la matanza de civiles en Bucha es «solo la punta del iceberg», añadió que lo ocurrido en Mariúpol «es mucho, mucho peor», mientras que la batalla en la región del Donbás «no ha alcanzado su punto álgido» y «recordará a la Segunda Guerra Mundial».

Blinken señaló que «la rendición de cuentas» ante las imágenes de Bucha «es absolutamente necesaria». «Lo hemos visto en otros conflictos pasados (...) a veces ha llevado mucho tiempo», pero «un día, de alguna forma, habrá rendición de cuentas». afirmó. Los ministros de Exteriores de la Otan se reunieron también con sus homólogos de Australia, Nueva Zelanda y Corea del Sur, para abordar los riesgos en el Pacífico, especialmente procedentes de China. Desafíos que se recogerán en el concepto estratégico que la Alianza aprobará en la cumbre de Madrid.

Lanzan 48 ataques aéreos en un solo día sobre Járkov
Comentarios