miércoles. 30.11.2022
La Loya Yirga (Gran Asamblea) afgana dedicó su segunda jornada enteramente a la elección de su propia presidencia, en un proceso algo confuso y lento. Los 1.660 delegados deben elegir al presidente de la Asamblea, dos vicepresidentes y dos secretarios, antes de pasar a la cuestión fundamental: la elección de la persona que va a ser líder del país durante los dos próximos años. Según el orden del día, el asunto tenía que haber quedado zanjado en la sesión matutina, para permitir que por la tarde se eligiera el presidente de la nueva administración de transición. Una docena de personas se presentaron como candidatos a presidente de la Loya Yirga, aunque el número iba reduciéndose a lo largo de la tarde. Algunos observadores creen que el candidato con más posibilidades es el actual presidente interino de la Asamblea, Ismaíl Qasamyar, que desempeña esta función en virtud de ser presidente de la comisión organizadora que fue formada por la ONU a raíz de los acuerdos de Bonn (Alemania) de diciembre pasado. Ya ha habido descalificaciones de unos candidatos a otros, que han levantado protestas entre los delegados, reunidos bajo una inmensa carpa en un recinto en el noroeste de Kabul. Terminadas las intervenciones de los candidatos, puesto que se trata de un voto secreto, los delegados rellenarán sus papeletas y, uno por uno, las depositarán en una urna. Como la emisión de papeletas no iba a comenzar hasta las 18.00 hora local, se supone que el escrutinio no acabará hasta bien entrada la noche. Los candidatos se dividen, en términos generales, entre partidarios y detractores de Hamid Karzai, el actual jefe del gobierno interino afgano, que casi seguramente saldrá reelegido por la Loya Yirga. Los partidarios de Karzai tendrán que elegir entre dos candidatos fuertes, ya que, además del propio Qasamyar podrían optar por Ashmad Ghani Hamarzai, hermano del asesor de Karzai, Ashraf Ghani. Ashmad tomó la palabra para criticar duramente a Qasamyar por haber abandonado el país durante muchos años, «viviendo cómodamente en el exterior, mientras que nosotros luchábamos». Pese a todo, el representante especial de la Unión Europea en Afganistán, Klaus-Peter Kaliber, afirmó que la UE está muy satisfecha con la celebración de la Loya Yirga. En una rueda de prensa, Kaliber dijo que la UE ve la Loya Yirga como un ejemplo de que Afganistán está «pasando página, dejando atrás el dominio de los señores de la guerra y volviendo a la voluntad del pueblo». Matizó que le había «sorprendido ver en la primera fila, codo a codo, a varias personas que ha sido calificadas como señores de guerra».

La Loya Yirga afgana debate la elección de su presidente
Comentarios