viernes 22/10/21

Macron y Merkel piden esclarecer el papel danés en el espionaje en la UE

Dinamarca «consintió» que EE UU usara sus telecomunicaciones para oír a los líderes europeos

El presidente francés, Emmanuel Macron, y la canciller alemana, Angela Merkel, apremiaron ayer a un «total esclarecimiento» del papel que presuntamente desempeñó Dinamarca en el llamado «espionaje entre amigos» de Estados Unidos sobre líderes europeos. «El caso se remonta a hace años. Pero si la información es cierta, no es aceptable, menos aún entre aliados europeos», afirmó Macron, tras las consultas intergubernamentales en formato virtual con Merkel, quien su expresó su «confianza» en que el Gobierno danés «aclare» lo ocurrido. Entre socios, más entre europeos, «no puede hacer espacio para la sospecha», insistió Macron, quien indicó que su país ha pedido ya «información completa» a Dinamarca y que está a la espera de respuestas.

Las relaciones entre socios se fundamentan en la «certeza y la confianza», apuntó por su parte Merkel sobre un caso que, en su momento, sacudió la sintonía con su gran aliado transatlántico al revelarse las escuchas a su teléfono móvil por parte del espionaje estadounidense. Las nuevas revelaciones, difundidas por medios daneses y alemanes, apuntan a un «consentimiento» o cooperación desde Dinamarca con el espionaje de EE UU.

París reaccionó ya ayercon indignación, mientras que Berlín ha optado por la cautela, pese a que el detonante del escándalo fueron las escuchas al teléfono móvil de Merkel. Antes de la reunión entre la canciller y Macron, el secretario de Estado francés de Asuntos Europeos, Clément Beaune, había afirmado que, de demostrarse esa convivencia, el asunto sería «extremadamente grave».

El portavoz de Merkel, Steffen Seibert, fue menos contundente: afirmó que su Gobierno «tomaba nota» del caso y que los estamentos competentes están sobre el asunto, a escala nacional e internacional.

Las informaciones periodísticas apuntan a que Dinamarca consintió que EE UU usara sus sistemas de telecomunicaciones para espiar a los líderes europeos. La sospechas se centran en las escuchas ilegales de la Agencia Nacional de Seguridad estadounidense (NSA), entre 2012 y 2014, que afectaron a Merkel, al exministro de Exteriores y ahora presidente, Frank-Walter Steinmeier, así como a otros dirigentes de los países de Francia, Suecia y Noruega.

Los medios implicados en la investigación se remiten a nueve fuentes con acceso a material clasificado del servicio de inteligencia de Defensa danés. El escándalo por el espionaje «amigo» que EE UU uso contra Merkel y otros líderes salió a relucir en 2013 y empañó las relaciones entre los dos grandes aliados transatlánticos, Berlín y Washington.

Merkel expresó ya su malestar al entonces presidente, Barack Obama, por lo que tachó de «inaceptable espionaje entre amigos».

Macron y Merkel piden esclarecer el papel danés en el espionaje en la UE
Comentarios