domingo 08.12.2019
Incendio en la catedral de Nôtre Dame en París

Notre Dame resiste, pero se mantienen las dudas sobre su estructura

El incendio en la catedral Notre Dame de París quedó "totalmente controlado" a primera hora de la mañana de este martes
Notre Dame resiste, pero se mantienen las dudas sobre su estructura

El incendio en la catedral Notre Dame de París quedó "totalmente controlado" a primera hora de la mañana de este martes, pero ahora la cuestión es si la estructura del edificio podrá soportar los daños que le ha causado el fuego.

En una improvisada comparecencia ante la prensa el secretario de Estado de Interior, Laurent Núñez, subrayó que "la cuestión ahora es el edificio, cómo va a resistir la estructura al incendio muy grave de esta noche".

Núñez explicó que se había convocado una reunión de expertos a partir de las 8.00 locales (6.00 GMT) para saber si la estructura ofrece suficiente estabilidad para que los bomberos pueden penetrar en el interior de las naves a continuar su trabajo.

Un centenar de bomberos continuaban esta mañana trabajando en el lugar del desastre, sobre todo para impedir que se reaviven los "focos residuales" que pueden continuar activos.

Uno de ellos resultó herido levemente en las labores de extinción. Pero no hay ninguna víctima mortal a causa del suceso.

Un bombero trabaja subido en un elevador cerca de la parte de la estructura la catedral de Notre Dame destruida, este martes en París. IAN LANGSDOM.

La catedral de Notre Dame de París, una joya del arte gótico, sufrió ayer un devastador incendio que arrasó su tejado y provocó el desplome de su singular aguja. Según los bomberos de la capital, el incendio, de carácter accidental, estaría ligado a los trabajos de restauración del tejado del templo, el monumento histórico más visitado de Europa. Los daños son de valor incalculable y casi con seguridad, irreparables.

La intervención de unos 500 bomberos evitó que se redujera a cenizas una obra que desde hace ocho siglos se ha convertido en un símbolo de la ciudad y que el presidente francés, Emmanuel Macron, prometió reconstruir.

Los cañones de agua, que vistos desde la distancia parecían los arbotantes que sujetan las paredes de la catedral, lograron imponerse al avance del fuego, aunque no evitaron que dos tercios de su cubierta, al igual que su célebre aguja -ambos añadidos al templo gótico en el siglo XIX-, quedaran totalmente destruidas.

El difícil acceso a la isla fluvial en la que está enclavada la catedral, rodeada por las aguas del Sena, dificultó la labor de los bomberos, que se centraron en evitar que el fuego dañara la estructura y provocara el derrumbe del monumento, en particular de la torre norte, la más afectada de las dos

Dos tercios de la techumbre de la catedral de París se han quemado con el incendio, explicó este martes el ministro francés de Cultura, Franck Riester, que subrayó que la prioridad ahora es asegurarse de que no haya focos de fuego que se reaviven.

Hacen falta todavía unas horas para conocer los daños en la estructura", señaló Riester en una entrevista a la emisora de radio "France Info".

El fuego, originado por causas todavía desconocidas en el tejado, que estaba en restauración, también dañó buena parte de las obras interiores, aunque no las reliquias que atesora el templo, entre ellas la corona de espinas de Cristo.

El incendio se iniciaba a las 18:50 horas, cuando los viandantes eran sorprendidos por una espesa columna de humo que se elevaba del tejado y que podía verse desde prácticamente todos los puntos de la capital francesa. Las llamas se extendieron rápidamente por todo el tejado y provocaron que la aguja, de 93 metros, obra maestra de Viollet-le-Duc, se desplomara a causa de las llamas.

Tras un primer momento en el que las autoridades temieron lo peor, el secretario de Estado de Interior, Laurent Nuñez, lanzó un mensaje de esperanza y aseguró que, aunque conviene ser prudentes, todo hacía indicar que la estructura de la catedral se salvaría.

Francia entera tenía sus ojos clavados en la televisión, que en directo retransmitía como las llamas iban devorando un símbolo de su país. "Estoy triste al ver como arde una parte de todos nosotros", escribió el presidente, Emmanuel Macron, en su cuenta de Twitter.

"La reconstruiremos", aseguró el presidente, al borde de las lágrimas, desde la explanada del templo, donde hizo un llamamiento a las donaciones para financiar las obras que devuelvan a Notre Dame el esplendor perdido.

Su preocupación era la de todo el país, al tiempo que afloraban los mensajes de apoyo y solidaridad de todos los rincones del planeta, síntoma del icono que se iba consumiendo a la vista, impotente.

Macron, que ayer tenía previsto dar un discurso solemne sobre las medidas que ha decidido poner en marcha para hacer frente a la crisis de los 'chalecos amarillos', anuló su alocución y se desplazó, acompañado de su esposa, hasta los alrededores de la catedral para seguir de cerca las labores de extinción. "Notre Dame de París es presa de las llamas. Emoción de toda la nación. Un pensamiento para todos los católicos y todos los franceses. Como todos nuestros compatriotas, me entristece ver arder esta parte de nosotros", lamentó el presidente en Twitter. El primer ministro, Édouard Philippe y el titular de Cultura, Franck Riester, le acompañaban.

Decenas de personas en la orilla del río Sena observan la columna de humo y las llamas que consumen a la catedral de Notre Dame este lunes, en París (Francia). La Fiscalía de París ha abierto una investigación para determinar las circunstancias del incendio que afecta a gran parte del tejado de la catedral de Notre Dame de París, informó un portavoz. La Policía Judicial ha sido la encargada de investigar los motivos del incendio, que se declaró a las 18.50 hora local (16.50 GMT) en el techo del templo. IAN LANGSDON

Decenas de personas rezan y reaccionan mientras ven el incendio que consume el techo de la catedral de Notre Dame este lunes, en París (Francia). La catedral de Notre Dame de París, uno de los monumentos más emblemáticos de la capital francesa, está sufriendo un incendio, según pudo constatar una periodista de Efe en el lugar. Un gran despliegue de bomberos trata de controlar las llamas, que salen sobre todo de la aguja central del templo, que es visitado por miles de personas cada día. EFE/YOAN VALAT

El tejado de la catedral y su aguja eran objeto de una restauración, y estaban completamente cubiertos por un gigantesco andamio donde, al parecer, pudo producirse el incendio. Todos los bomberos disponibles en París fueron enviados para luchar contra las llamas, una tarea nada fácil no solo por la altura de la catedral gótica, sino porque el edificio, aunque despejado por su fachada, está incrustado, entre calles estrechas y pequeños parques en sus laterales y la parte trasera, que dificultaron la labor de los bomberos. Un helicóptero y un dron también fueron desplegados, según un portavoz de los bomberos, y sobrevolaban anoche la catedral.

Una muchedumbre de vecinos y turistas, completamente desolados, se arremolinaban en la plaza del Ayuntamiento de París y en el puente de Saint Michel para ver cómo la catedral, uno de los símbolos más queridos de la ciudad, iba siendo consumida por las llamas. Silencio sobrecogedor y lágrimas, que se convirtieron en gritos al ver cómo la aguja se desplomaba sobre el tejado.

Las cenizas del templo y algunas pequeñas brasas caían sobre los curiosos, hasta que las fuerzas de seguridad fueron ampliando el perímetro de seguridad que finalmente se extendió a toda la isla de la Cité, donde se encuentra la catedral.

Bomberos intentan extinguir el fuego en el techo de la catedral de Notre Dame este lunes, en París. Un gran despliegue de bomberos trata de controlar las llamas, que salían sobre todo de la aguja central del templo. YOAN VALAT

"Una misión particular se ha puesto en marcha para intentar salvar todas las obras de arte que se puedan", dijo ayer Emmanuel Grégoire, primer adjunto a la alcaldesa de París.

Los destrozos son, según Grégoire, "colosales" y la prioridad era ayer asegurar todos los alrededores de la catedral para proteger a los turistas y vecinos de los posibles derrumbes, dijo a la cadena de televisión BFM.

Una sala de crisis se instaló anoche en el ayuntamiento y la Fiscalía de París abrió una investigación para conocer las causas del incendio, según el viceministro de Interior, Laurent Nunez, que también se desplazó al lugar. Según el arquitecto encargado de las obras de restauración, en el momento del incendio ningún obrero se encontraba en el andamio ni en el tejado de la catedral.

Dieciséis estatuas de cobre de tres metros de altura cada una, que habían sido desmanteladas de la flecha el 11 de abril para ser restauradas, se han salvado de las llamas. Estaba previsto que fueran colocadas de nuevo en 2020.

A falta de que las autoridades hagan recuento de lo perdido en el incendio, que será sin duda irreparable, ayer desde el exterior podía observarse cómo las bellísimas vidrieras del templo, tanto las de sus rosetones como las de los laterales, habían prácticamente desaparecido.

Donald Trump, Angela Merkel, Sadiq Khan, Donald Tusk... Las condolencias al pueblo francés llegaban anoche de todas partes del mundo. "Notre Dame es nuestro patrimonio común, verla arrasada por las llamas es como una herida. Homenaje a los bomberos que trabajan para apagar el incendio", tuiteó el expresidente François Hollande. En 2017, doce millones de personas visitaron el monumento, joya de la arquitectura gótica y situado en pleno corazón de la capital.

 

Decenas de personas en la orilla del río Sena observan la columna de humo y las llamas que consumen a la catedral de Notre Dame este lunes, en París. IAN LANGSDON

Los bomberos de París trabajando para detener la propagación de las llamas por la cubierta de la catedral de Notre Dame de París. IAN LANGSDON

La aguja de la catedral de Notre Dame se desplomaba ayer por las llamas. Miles de personas, turistas y locales, observaba la escena en directo con espanto y muchos no podían reprimir un grito o las lágrimas. Siglos de historia francesa y europea eran devorados por el fuego ante el estupor de los presentes.

A pocos cientos de metros del templo, allí donde la policía ha establecido cordones para impedir que alguien se acerque más de lo recomendable, un grupo de fieles comenzana a entonar un himno.
"¡Ave María!", comienza a cantar un pequeño grupo, entre los que hay muchos jóvenes. Poco a poco, otras personas se unían y pronto eran alrededor de medio centenar, algunos de ellas de rodillas, tratando de conjurar el horror con rezos y cantos.

"Cuando nos hemos enterado de que la iglesia estaba ardiendo, hemos venido a rezar. Le cantamos el 'Ave María' porque la iglesia está dedicada a la Virgen. Es una enorme tristeza", explica a Efe Jacques Cochard.

A las 19.00 hora local (17.00 GMT), cuando el incendio ya había comenzado, sonaron las campanas de la catedral. Las mismas que tañeron el día en que París fue liberado de la ocupación nazi. Después de esa hora, no han vuelto a sonar.

El fuego era amenazante desde el comienzo del incendio. Cuando la aguja estaba a punto de ceder, el calor cerca de la catedral era intenso. Una vez que la aguja cayó hay una menor temperatura, pero las llamas todavía no desaparecen.

Un grito entre fascinado y horrorizado precedió la caída de la aguja, como pudo comprobar una periodista de Efe en el lugar.

Quien no grababa la escena con su teléfono, se cubría la boca abierta con la mano. Algunos hacían las dos cosas a la vez. Otros preferían agarrar fuerte un rosario y cerrar los ojos.

La preocupación es extrema por el virulento incendio, una de las maravillas del arte mundial.

Emmanuel de la Sarge se hallaba corriendo por el Barrio Latino cuando vio las llamas y se acercó a rezar. "Es muy simbólico que esto haya sucedido precisamente en Semana Santa", lamenta.

Una antigua guía del templo explicaba que la parte de debajo del tejado, que hoy está siendo devorada por el incendio, está lleno de intrincados pasillos de madera, que además guardan algunos recuerdos muy emotivos que normalmente no están a la vista de los visitantes.

"Los obreros que levantaron el techo cuando se hizo la restauración del arquitecto Viollet-Le-Duc, en el siglo XIX, habían grabado para la memoria sus nombres, dibujos... incluso hay alguna mujer desnuda en las paredes", relata.

Según algunos testigos, un helicóptero retiró ayer las estatuas de los Doce Apóstoles que rodeaban la aguja, de un gran valor artístico, debido a los trabajos en la catedral, aunque esta información no ha sido confirmada oficialmente.

Nôtre Dame, ardiendo. EUROPA PRESS

Oumayma el Katabi llegó a las inmediaciones de Notre Dame nada más declararse el fuego. Al principio, cuenta, la llama en uno de los arbotantes era pequeña y parecía controlable. "Pero poco a poco se ha hecho más grande. Temo por los rosetones, que puedan explotar. Es triste porque la catedral de Notre Dame es el monumento más visitado de Europa y que esté ardiendo es muy inquietante", declaraba.

El Vaticano recibía con "incredulidad y tristeza" la noticia del "terrible" fuego que ha devastado hoy buena parte de la cubierta de la catedral de Notre Dame en País, "símbolo de la cristiandad en Francia y en el mundo".

El portavoz interino de la Santa Sede, Alessandro Gisotti, lamentó en un comunicado el incendio. "La Santa Sede ha acogido con incredulidad y tristeza la noticia del terrible incendio que ha devastado la catedral de Notre Dame, símbolo de la Cristiandad en Francia y en el mundo", señaló.

Gisotti manifestó la "cercanía" del Vaticano a los católicos franceses y a los parisinos y aseguró oraciones por los bomberos y todos aquellos que se esfuercen en "hacer lo posible para afrontar esta dramática situación".

Incendio en la catedral de Notre Dame este lunes en París, Francia. La catedral de Notre Dame de París, uno de los monumentos más emblemáticos de la capital francesa, sufría un incendio, según podía constatar una periodista de Efe en el lugar. Un gran despliegue de bomberos trataba de controlar las llamas, que salen sobre todo de la aguja central del templo, que es visitado por miles de personas cada día. IAN LANGSDON

Kaissia Rouan, que se encontraba en el parque adyacente al templo, aseguró que "cuando llegaron los bomberos ya había muchas llamas que salían del tejado" de la catedral.

"Hemos visto mucho humo, pensábamos que era por las obras que están haciendo. Cada vez había más, nos hemos ido a la parte delantera y nos han desalojado para evitar que nos afectara el humo. Hemos visto las llamas salir de la catedral. Es muy triste", aseguró la turista visiblemente afectada.

Vista del voraz incendio. EUROPA PRESS

La techumbre de Nôtre Dame, ardiendo. IAN LANGSDON

La directora general de la Unesco, Audrey Azoulay, mostraba su "inmensa emoción" por el incendio que devastó buena parte de la cubierta de la catedral de Notre Dame de París, al tiempo que ofreciía el apoyo de su institución para su restauración.

"La Unesco sigue de cerca la situación y está al lado de Francia para salvaguardar y rehabilitar este patrimonio inestimable", escribió en su cuenta de Twitter Azoulay, antigua ministra francesa de Cultura.
La responsable de la Agencia de la ONU para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), que tiene su sede en París, recordó que Notre Dame forma parte del Patrimonio de la Humanidad desde 1991.

El templo gótico, ardiendo con la noche ya sobre París.  IAN LANGSDON

Notre Dame resiste, pero se mantienen las dudas sobre su estructura