jueves. 08.12.2022
Unos ocho millones de checos están convocados a las urnas a partir desde ayer y hasta las 12.00 horas de hoy, sábado, para elegir un nuevo Parlamento, en unos comicios en los que se prevé un nuevo triunfo de la socialdemocracia (CSSD). Dicho triunfo, sin embargo, se prevé que sea por un estrecho margen ya que las encuestas conceden a los socialdemócratas un 29 por ciento de sufragios, frente a un 26 o 27 que se atribuye al conservador Partido Demócrata Ciudadano (ODS) del ex primer ministro Vaclav Klaus. La campaña electoral del ODS se ha centrado exclusivamente en la persona de su líder y los eslóganes excluyen totalmente a sus más cercanos colaboradores, como es el que dice «Votar por Klaus es votar contra los socialistas y los comunistas». El carismático profesor Klaus, como se le suele llamar, arrastra un enorme prestigio entre la nueva capa de empresarios surgida al calor de la privatización o desmantelación del socialismo que promovió durante sus gobiernos de 1992 a 1997. Klaus cuenta también con un disimulado apoyo de la prensa regional y nacional, toda en manos de capital extranjero, así como de la cadena privada de TV Nova. A pesar de la amplia base electoral que sostiene a Klaus y su ODS, no es probable que consiga los suficientes votos para gobernar en solitario y ninguno de los partidos con opción parlamentaria está dispuesto a formar con él una coalición. La alternativa más viable, si se confirma el triunfo electoral del CSSD, es un maridaje de socialistas con conservadores moderados cristiano-demócratas y liberales. La coalición formada por la Unión Cristiano-Demócrata-Popular y el Partido Liberal-Unión Democrática (KDU-CSL y US-DEU) aspira a un 17 por ciento de los votos. Según algunos comentaristas, el hombre de la calle checo considera como voto útil apoyar a la CSSD, que lidera Vladimir Spidla y que promete enseñanza gratuita, incluso universitaria, seguro social médico y amplias prestaciones sociales a las familias con hijos.

Ocho millones de checos eligen entre ayer y hoy su nuevo parlamento
Comentarios