martes 18/1/22
El titular de Agricultura fue encontrado ahorcado en su casa por su secretario y guardaespaldas

Un ministro japonés se suicida en pleno escándalo por corrupción

Entre otras denuncias, pudo recibir donaciones por valor de 107.000 dólares de constructoras
El ministro de Agricultura de Japón, Toshikatsu Matsuoka, fue hallado ayer ahorcado tras verse envuelto en un escándalo por supuesta malversación de fondos públicos, en lo que supone un nuevo revés para el jefe del Gobierno, Shinzo Abe. Según los medios nipones, esta es la primera vez que se suicida un ministro en Japón desde la II Guerra Mundial. Matsuoka, de 62 años, fue encontrado colgado en su residencia de Tokio por su secretario y su guardaespaldas y, aunque fue ingresado rápidamente en un hospital, se certificó su muerte a las 14.00 hora local (05.00 GMT), informó la agencia local Kyodo. El político dejó una nota en su habitación en la que explicaba las razones de su suicidio, cometido horas antes de que tuviese que comparecer en un comité parlamentario para hacer frente a las crecientes acusaciones de malversación de fondos. Según los medios nipones, la Policía ha señalado que Matsuoka se colgó al parecer con una correa de pasear al perro de una puerta del salón de su vivienda, en un edificio residencial para parlamentarios en pleno centro de la ciudad de Tokio por la que pagaba 760 dólares al mes. El Gobierno japonés sólo ha confirmado el fallecimiento del ministro, sin entrar a citar la causa, aunque el primer ministro Abe calificó lo sucedido de «muy lamentable» y se mostró «conmovido y muy avergonzado». Este es un nuevo varapalo para el primer ministro Abe, que defendió en todo momento a Matsuoka y que en apenas ocho meses en el poder ya ha tenido que enfrentarse a varios escándalos por parte de los miembros de su Gobierno. La noticia, que ha conmocionado a la clase política nipona, ha encontrado a la oposición preparándose para hacer hoy (por ayer) mismo más preguntas comprometidas a Matsuoka, supuestamente implicado en varias corruptelas, la mayoría antes de ser nombrado ministro, en septiembre pasado. Donaciones de constructoras La más grave de ellas, por su mayor implicación política, parecen ser las donaciones por hasta 107.000 dólares que recibió durante tres años, hasta 2005, de catorce constructoras que optaban a proyectos públicos dependientes de su departamento, según Kyodo. Otro escándalo se refiere a que, durante cinco años y también hasta 2005, el organismo que administraba sus fondos pasó facturas de electricidad y gas por 165.000 dólares pese a que vivía en una residencia del Parlamento donde no pagaba por esos gastos. Cuando la semana pasada fue preguntado en la Dieta japonesa al respecto, Matsuoka aseguró que compraba botellas de agua de medio litro que costaban 41 dólares. Además, fue interrogado en relación con la sospecha de que, junto a otro parlamentario, pudo aceptar 16.500 dólares en sobornos de una compañía maderera establecida en Hokkaido (norte de Japón). Por ello la oposición había pedido repetidamente la dimisión del ministro, miembro del gubernamental Partido Liberal Democrático (PLD) y parlamentario por la provincia de Kumamoto (suroeste de Japón) desde 1990. Aunque el Gobierno japonés no lo ha afirmado abiertamente, los medios y políticos nipones hablan con claridad de que se trata de un suicidio y ponen el acento en la creciente presión a que estaba sometido el ministro. Un destacado representante del PLD que no quiso identificarse dijo a la agencia Kyodo que el político se vio posiblemente arrinconado por las alegaciones sobre las donaciones que recibió de empresas del sector forestal. «Parecía muy deprimido después de esas acusaciones... Desde luego será un golpe para la Administración de Shinzo Abe», apuntó otro miembro del partido gubernamental. El primer ministro Abe ha recuperado en los últimos tiempos la popularidad perdida anteriormente.

Un ministro japonés se suicida en pleno escándalo por corrupción
Comentarios