lunes. 15.08.2022

Un misil de Rusia mata a dieciocho civiles en Odesa mientras asedia Lisichansk

El Kremlin asegura que ha llegado a las puertas de la ciudad, último bastión bajo control de Ucrania en Lugansk
                      Imagen del edificio de Odessa en el que murieron 18 civiles. STRINGER
Imagen del edificio de Odessa en el que murieron 18 civiles. STRINGER

Al menos dieciocho personas han muerto en un ataque ruso con misiles contra el distrito de Bilhorod-Dnistrovsky, en la región ucraniana de Odesa, mientras las tropas de Moscú mantienen el asedio contra la ciudad de Lisichansk. «Región de Odesa. Hasta las 08.30 hora local (05.30 GMT) 18 personas han muerto, incluidos dos niños. 30 han resultado heridas», escribió en su mensaje en Telegram el subjefe de la Oficina presidencial, Kyrylo Tymoshenko.

En su página de Facebook, el Servicio de Emergencias ucraniano confirmó el ataque con cohetes, que atribuyó al ejército ruso, y que se produjo a las 06.00 hora local. «Como resultado de un ataque con misiles de la aviación estratégica Tu-22 (rusa) desde el Mar Negro en el distrito Bilhorod-Dnistrovskyi, de la región de Odesa, durante la noche, tres misiles X-22 impactaron en un edificio de apartamentos de varios pisos y dos centros recreativos», señaló, por su parte, Tymoshenko en su último informe.

El servicio de emergencias explicó que uno de los misiles había impactado en un edificio residencial de nueve plantas que había quedado parcialmente destruido. La región de Odesa, cuya capital del mismo nombre dispone del único puerto marítimo en Ucrania que los rusos aún no controlan, es fronteriza con Moldavia y Rumanía.

CERCO A LISICHANSK

Rusia aseguró ayer que las fuerzas rusas y prorrusas han llegado a las puertas de la ciudad de Lisichansk, último bastión bajo control de Ucrania en la región oriental de Lugansk, tras haberse hecho con el control de una refinería y de otras zonas industriales en el sur y sureste. «Las fuerzas aliadas (rusas y prorrusas) se encuentran directamente a las puertas de Lisichansk», señaló el portavoz del Ministerio de Defensa, teniente general Ígor Konashénkov, en su parte bélico matutino.

Según el representante en Rusia de la autoproclamada república popular de Lugank (RPL), Rodión Miroshnik, las fuerzas rusas han redoblado su ofensiva sobre la ciudad de Lisichank, el último reducto ucraniano en la región oriental de Lugansk, donde atacan desde cuatro direcciones.

Agregó que desde el sur, en la zona de la fábrica artículos de goma RTI, sus tropas «no solo entraron en la ciudad, sino que efectuaron ‘operaciones de limpieza’ en las manzanas aledañas».

Por su parte, el Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas de Ucrania, en su página de Facebook, confirma que los rusos atacan con artillería las pocas posiciones que los ucranianos mantienen en Lisichansk.

Las tropas rusas intentan rodear a las de Ucrania en las afueras de la ciudad de Lisichansk, en la región de Lugansk, desde el sur y el oeste, para hacerse con el control del último enclave ucraniano de importancia en esta región oriental que llevan asediando desde hace días. En Mariúpol se ha hallado otra fosa común con más de cien cuerpos, según el asesor de la alcaldía Petró Andryushchenko, quien agregó que las exhumaciones en esta ciudad portuaria ucraniana han quedado paralizadas definitivamente. «Tristes hallazgos cada semana. Una nueva fosa común bajo los escombros en la margen izquierda. Una vez más, más de cien cuerpos de personas desde finales de febrero», escribió Andryushchenko en Telegram. «Los ocupantes retiran los escombros de las inmediaciones y, de nuevo, no se habla de volver a enterrarlos» y agregó que «la gente de hecho sigue viviendo en criptas».

Según ese asesor municipal las autoridades rusas «están tan empeñadas en crear una imagen de recuperación que no llegan a volver a enterrar. Las tumbas callejeras temporales se están convirtiendo poco a poco en permanentes».

Un misil de Rusia mata a dieciocho civiles en Odesa mientras asedia Lisichansk
Comentarios