jueves 27/1/22

El conservador Karl Nehammer se convirtió este lunes en el tercer canciller federal austríaco en pocos meses. Al mediodía juró su cargo como jefe de Gobierno de la república alpina en el Hofburg, el antiguo palacio imperial de Viena, ante el máximo mandatario del país, Alexander van der Bellen. Nehammer es el tercer jefe del Gobierno de Austria en menos de dos meses. Su antecesor, el también conservador Alexander Schallenberg, había anunciado su renuncia al cargo el pasado día 2 después de que el presidente del Partido Popular Austríaco (OEVP) y excanciller federal Sebastian Kurz comunicara públicamente su retirada total de la vida política y el abandono de todos los cargos en el seno de su partido. Kurz se vio obligado a presentar su dimisión al frente del gobierno tras el estallido de un escándalo de corrupción en el que se le acusa de malversación de fondos para realizar pagos a un rotativo que publicaba informaciones y sondeos manipulados favorables a su formación.

Pese a todo, el joven político austríaco mantuvo entonces sus cargos como presidente del OEVP, miembros del Consejo Nacional y líder del grupo parlamentario conservador. Nehammer continuará al frente de un Gobierno de coalición de conservadores y verdes que se constituyó tras las últimas elecciones generales. Antiguo militar profesional, que abandonó el ejército con el rango de teniente, lleva muchos años afiliado al Partido Popular de la república alpina, en el que, antes de convertirse en ministro federal del Interior a las órdenes de Kurz, ostentó el cargo de secretario general. Nehammer es considerado un duro que mantiene una postura severa ante la migración ilegal y los movimientos islamistas radicales.

Tras su renuncia como canciller federal, Alexander Schallenberg retorna al cargo de ministro de Exteriores de Austria, puesto que había alcanzado también en el último gobierno de Sebastian Kurz, que llegó al poder en 2017 como el jefe de Gobierno más joven del mundo con solo 31 años. Este último es investigado por la Fiscalía federal austríaca por corrupción y utilizar dinero público con fines partidistas. El escándalo se desató en octubre pasado cuando fiscales y policías procedieron al registro de la sede del OEVP por esas sospechas. Kurz niega todas las acusaciones. Pese a todo, el Consejo Nacional le retiró la inmunidad y abrió así las puertas a una investigación de sus actividades.

Nehammer, tercer canciller federal de Austria en 2 meses
Comentarios