jueves 21/10/21

Los niños afganos estrenarán vida en las escuelas de España

Los menores evacuados junto con sus familias se incorporan en menos de dos semanas a los colegios, lo que acelerará su adaptación

Los niños afganos llegados a España se incorporarán en apenas dos semanas a las aulas, lo que acelerará su adaptación al país, les ayudará a «proyectar su energía en el día a día, marcar rutinas» y relacionarse con sus semejantes, pese a desconocer el idioma y el impacto de dejar atrás su anterior vida. La coordinadora estatal de acogida de la Comisión Española de Ayuda al refugiado (Cear), Áliva Díez, que ha estado recibiendo y entrevistando a las familias en la base de Torrejón de Ardoz (Madrid), explica que ha visto a los niños en buen estado de salud, muy sonrientes, agradecidos y poco habladores.

Como el comienzo de curso esta a la vuelta de la esquina, la escolarización es «híper prioritaria» y, en general, no hay problemas y todos los menores acceden a colegios públicos, dice. En función de la comunidad autónoma, hay aulas de enlace —que dan apoyo de refuerzo cuando hay problemas de idiomas—, una fase intermedia donde arrancar antes de pasar a la clase ordinaria. A nivel psicológico, «ayudan mucho esas rutinas, tener un calendario mínimo en el que proyectar tu energía en el día a día, porque la desazón de quedarte en un casa sin saber siquiera si salir, si jugar... eso perjudica la mente de cualquiera», señala Díez.

Donde hay dispositivos de acogida, Cear ya ha hecho un trabajo previo con los colegios e institutos de la zona, con lo que los equipos directivos conocen «la coyuntura de aterrizaje de estos menores y suelen ayudar mucho a ese colchón inicial de las primeras semanas», explica Díez.

La adaptación de los pequeños suele ser muy rápido y aprenden el idioma, «no sé si correcto, pero sí la habilidad para hacerse entender. Nos sorprenden mucho los pequeños de Infantil y Primaria, el adolescente suele llevar un proceso mayor porque ya hay muchas cosas mezcladas: no es sólo el idioma sino toda la ruptura con su rutina».

Muchos de sus padres o madres trabajaban para instituciones españolas y hablan nuestro idioma —desde intérpretes a chóferes, personal de seguridad, asistentes personales e ingenieros— y además algunos hablan inglés, con lo que sus hijos puede que no hablen español pero sí algo de inglés.

Al contrario de lo ocurrido con los niños sirios, muchos de los cuales vieron mucha violencia y antes de llegar a España estuvieron tiempo en campamentos tipo Lesbos, los pequeños afganos lo tienen más fácil porque han venido directamente sin tener que pasar por ese proceso.

Los niños afganos estrenarán vida en las escuelas de España
Comentarios