miércoles. 05.10.2022

Un bombardeo del Ejército ruso con cohetes ‘Grad’ contra la ciudad en Márganets y el poblado cercano de Mirovoe, situado en la región ucraniana de Dnepropetrovsk y a pocos kilómetros al este de Nikopol, causó el martes por la noche al menos 13 muertos y una decena de heridos. Así lo aseguró este miércoles el jefe de la Administración regional, Valentín Reznichenko. La mayoría de las víctimas se produjeron en Márganets, localidad que se encuentra justo enfrente de la central nuclear de Zaporiyia, situada al otro lado del río Dniéper y escenario en los últimos días de todo tipo de incidente y ataques. Reznichenko sostiene que «resultaron dañados por los disparos de la artillería rusa más de 20 edificaciones de gran altura utilizadas como viviendas, un centro de asistencia social, un palacio de cultura, un albergue, dos escuelas, el edificio del Ayuntamiento y otras construcciones de carácter administrativo». Según sus palabras, «el Ejército ruso disparó un total de 80 cohetes», algunos de los cuales afectaron también a un gaseoducto, «dejando a unas mil personas sin gas».

El Ministerio de Defensa ruso, por ahora, no ha hecho ningún comentario al respecto. El asesor de la Presidencia ucraniana, Andriy Yermak, cree que los cohetes lanzados contra Márganets fueron disparados desde la planta nuclear de Zaporiyia, actualmente ocupada por tropas rusas y motivo de acusaciones mutuas entre Moscú y Kiev por los recientes ataques.

El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) aseguró este miércoles en un comunicado a los medios haber recibido de las autoridades ucranianas un informe en relación con el bombardeo del pasado sábado contra la central atómica, que causó «algunos daños», aunque sin que llegase a producirse una fuga radiactiva.

Nueva noche de terror en Ucrania con 13 civiles muertos en un bombardeo ruso
Comentarios