martes 11/8/20

Obrador elige el comercio y olvida los derechos de los mexicanos

«No nos ha tratado como colonia; ha honrado nuestra condición de nación independiente»
Donal Trump con Andrés Manuel López Obrador. PRESIDENCIA DE MÉXICO
Donal Trump con Andrés Manuel López Obrador. PRESIDENCIA DE MÉXICO

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, se deshizo ayer en halagos a su homólogo estadounidense, Donald Trump, en la primera reunión entre ambos, que se centró en el plano comercial y no tocó los temas más espinosos de la relación, como la inmigración o el muro en la frontera común.

En la primera de dos declaraciones a la prensa en la Casa Blanca, López Obrador agradeció a Trump que haya tratado a su país con «comprensión y respeto», a pesar de que su homólogo estadounidense describió en 2015 a los inmigrantes mexicanos como «criminales» y «violadores» y aún mantiene su retórica antiinmigrante. «Usted no nos ha tratado como colonia, al contrario, ha honrado nuestra condición de nación independiente», afirmó el mandatario mexicano en una comparecencia sin preguntas con Trump. «Por eso estoy aquí. Para expresar al pueblo de EE.UU. que su presidente se ha comportado hacia nosotros con gentileza y respeto. Nos ha tratado como lo que somos: un país y un pueblo digno, libre, democrático y soberano», añadió López Obrador.

«CONTRA TODO PRONÓSTICO»

También aseguró que Trump no ha seguido la «Doctrina Monroe» de 1904, que atribuía derechos unilaterales a EE.UU. sobre América Latina, a pesar de que la Casa Blanca ha reivindicado su voluntad de desempolvar esa política y el propio presidente estadounidense la enarboló en su discurso ante la Asamblea General de la ONU en 2018. «Usted nunca ha tratado de imponernos nada que viole o vulnere nuestra soberanía. En vez de la Doctrina Monroe, usted ha seguido en nuestro caso el sabio consejo del ilustre y prudente George Washington, quien advertía de que las naciones no deben aprovecharse del infortunio de otros pueblos», afirmó López Obrador.

Trump correspondió a López Obrador con halagos, al describirle como su «amigo» y definir a los mexicanos que viven en Estados Unidos como «gente fantástica» y «muy trabajadora».

«Hemos tenido una gran relación desde el principio, y quizá fue contra todos los pronósticos. Mucha gente apostó en contra de eso. Pero han aprendido a no apostar en contra de nosotros. Creo que eso en México lo han aprendido», afirmó Trump durante su segunda comparecencia conjunta, antes de una cena en la Casa Blanca. López Obrador se mostró inmediatamente de acuerdo al declarar que «fallaron los pronósticos: no nos peleamos, somos amigos y vamos a seguir siendo amigos».

SIN ACUERDOS NUEVOS

La reunión se cerró sin que se hiciera público ningún nuevo acuerdo entre ambos Gobiernos, más allá de la firma de un comunicado conjunto que celebraba la entrada en vigor el pasado día 1 del T-MEC, renegociado entre EE.UU., México y Canadá para sustituir el antiguo Tratado de Libre Comercio de América del Norte. La celebración quedó marcada por la notable ausencia de representantes de Canadá, cuyo primer ministro, Justin Trudeau, decidió no viajar a Washington aparentemente debido a los planes de EE.UU. de imponer nuevos aranceles a las importaciones de aluminio canadiense.

Pero Trump y López Obrador no necesitaron ayuda para ensalzar el pacto comercial.

Obrador elige el comercio y olvida los derechos de los mexicanos