viernes. 03.02.2023

A medida que crece la represión contra la sociedad civil en Bielorrusia sus activistas encuentran refugio en Ucrania, donde apoyan los esfuerzos del país para capear la agresión rusa y ayudar a forjar lazos más profundos entre los dos países.

«Se necesita coraje para hablar bielorruso en la Bielorrusia de hoy», dice Alina Rudina, jefa del Centro de Información de Bielorrusia, periodista experimentada y editora de redes sociales, que se vio obligada a abandonar su país después de la represión de las protestas masivas en 2020 y desde entonces ha vivido en Ucrania.

En 2020, cientos de miles de bielorrusos salieron a las calles para protestar contra el fraude electoral perpetrado por el régimen de Alexandr Lukashenko.

El régimen respondió con arrestos masivos, torturas y palizas y cinco de los colegas de Rudina fueron detenidos.

Rudina dice que alrededor de 500 oenegés han sido reprimidas en Bielorrusia desde 2020, ya que el estado tomó medidas drásticas contra todas las formas de movimientos de base independientes, viéndolos como una amenaza. Según el centro de derechos humanos «Viasna», unos 6.380 bielorrusos fueron detenidos en 2022, entre los que cerca de 900 fueron encarcelados por sus opiniones políticas, en muchos con sentencias de cárcel.

Opositores bielorrusos buscan refugio en Ucrania
Comentarios