lunes. 03.10.2022
                      Haakon, Mette-Marit y el primer ministro, ayer. JAVAD PARSA
Haakon, Mette-Marit y el primer ministro, ayer. JAVAD PARSA

Oslo vive con consternación y el horror de los supervivientes las horas posteriores al atentado que dejó dos muertos y 21 heridos en el centro de la capital noruega, calificado como «crimen de odio» contra el colectivo LGTBI+. Sucedió en el pub London, un local de referencia de la comunidad LGTBI+ en Oslo, en cuyo interior y exteriores el atacante abrió fuego.

Los servicios de inteligencia noruegos (PST) consideran el tiroteo un acto de «terrorismo islamista extremista»

El atacante, que fue arrestado cerca de la escena de los tiroteos, es un ciudadano de 42 años de nacionalidad noruega y de origen iraní, al que el PST tenía bajo su radar desde 2015 por peligro de radicalización, reveló el director en funciones del PST, Roger Berg, en rueda de prensa.

El rey Harald V se mostró en un comunicado «horrorizado» por la «tragedia» y defendió «la libertad y la diversidad». Miles de personas recorrieron las calles de Oslo en una manifestación espontánea que debía terminar en el exterior del pub London, donde se han realizado varias ofrendas florales. A ese lugar acudieron tambien los príncipes herederos Haakon y Mette-Marit.

Oslo, bajo el horror de un crimen de odio contra el colectivo LGTBI+
Comentarios